Definición de solidificación

Solidificación es el proceso y el resultado de solidificar (lograr que un líquido se vuelva sólido). Puede definirse la solidificación, por lo tanto, como un proceso de tipo físico que implica un cambio de estado de una materia.

Solidificación

Dicho cambio de estado puede producirse por la compresión de la materia en cuestión o por una baja de la temperatura. Estos factores hacen que el líquido se vuelva sólido. Cuando un material se deshidrata y se endurece, también se habla de solidificación.

Cabe destacar que el proceso inverso a la solidificación es la fusión: en este caso, un material que se encuentra en estado sólido experimenta un proceso de cambio físico y se vuelve líquido.

El término solidificación también aparece en el concepto punto de solidificación (conocido asimismo como punto de congelación). En este caso, se trata de la temperatura necesaria para que un líquido dado se transforme en sólido si al mismo tiempo se lo somete a una presión determinada. Para un líquido que no haya sido mezclado (o sea, para uno puro), el punto de solidificación es igual al de fusión, y por eso se puede decir que es la temperatura en la cual dicha sustancia se halla en equilibrio.

El ejemplo más cotidiano de solidificación es el congelamiento del agua. Cuando una persona coloca agua líquida en una cubetera (también llamada hielera) y la lleva a un congelador (freezer), lo hace con el objetivo de lograr la solidificación del agua. La disminución de la temperatura que implica estar en el congelador hace que el agua líquida se solidifique y se convierta en hielo. Estos cubos de hielo luego se utilizan para enfriar bebidas.

Llevar al agua a su punto de solidificación, el cual no es otro que los 0 ºC, hace que se enfríe hasta volverse sólida, algo que se espera de una materia en estado líquido, pero también hace algo poco común en comparación con el resto de los elementos de este grupo: su volumen aumenta. La mayoría de los líquidos atraviesan una pérdida de volumen al congelarse, pero cada vez que ponemos agua en el congelador y la retiramos en forma de hielo podemos apreciar que al final del proceso ocupa más espacio que al principio.

SolidificaciónMuchas personas han experimentado el “estallido” de una botella de vidrio tras haberla dejado unas horas en el congelador llena de agua, y esto no tiene que ver con el material sino con la propiedad recién expuesta del agua.

También podemos encontrar un ejemplo de solidificación cuando un artesano trabaja con arcilla. Este material, al estar en contacto con el agua, se vuelve moldeable. De esta manera es posible darle diversas formas. Una vez que la arcilla se seca, se produce su solidificación: es decir, se endurece y se vuelve rígida.

Podemos hallar otros casos de solidificación en ciertos procesos industriales que se realizan con metales. Es habitual que un metal sea sometido a una alta temperatura para que se funda y se pueda moldear. Luego, cuando se disminuye la temperatura, se desarrolla la solidificación del metal.

Otro ejemplo de solidificación lo podemos apreciar en una de las creaciones más impactantes de la naturaleza: los volcanes, más específicamente con el magma. Se trata de una mezcla compleja que combina sustancias en los tres estados posibles, o sea, sólido, gaseoso y líquido, y su temperatura se halla entre los 700 y los 1200 ºC. A través de la solidificación del magma, se producen las rocas ígneas (o magmáticas).

Dado que el magma pertenece al grupo de los materiales fundidos, su volumen y densidad son mayores que los de las rocas encajantes (aquéllas que rodean las masas de roca ígnea). Entre sus componentes más abundantes se encuentran los siguientes: silicio, oxígeno, aluminio, hierro, calcio, sodio, magnesio y potasio.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de solidificación (http://definicion.de/solidificacion/)