Definición de techo

La etimología del término techo remite a tectum, un vocablo de la lengua latina. El concepto se refiere al elemento o sector que se ubica en la zona superior de una construcción o de un vehículo para cerrarlo y cubrirlo.

Techo

Por ejemplo: “El tornado destruyó el techo de la casa”, “Este año voy a tener que pintar el techo de nuevo para quitar las manchas de moho”, “Mi hija me pidió que pinte el techo de su habitación de color verde”.

En un sentido amplio y simplista, puede decirse que una casa dispone de cuatro paredes y un techo: las paredes son los muros laterales, mientras que el techo es la estructura que se coloca arriba, en sentido horizontal. Así, quienes están en el interior de la vivienda, se encuentran a resguardo del sol y de la lluvia.

El diseño del techo puede ser muy variado, al igual que sus materiales. Las casas más precarias tienen techo de paja, chapa o cartón, algo que las vuelve poco estables ya que el techo puede dañarse con facilidad.

Es habitual que techo se emplee como sinónimo de domicilio u hogar, haciendo uso de una figura retórica conocida como sinécdoque (que permite tomar una parte de algo para nombrar el todo): “Hay muchas personas sin techo en esta ciudad”, “El mes próximo finaliza el contrato de alquiler: vamos a tener que buscar un nuevo techo”.

Para la gente de clase media de países desarrollados, la idea de no tener un techo o de carecer de los servicios considerados básicos (agua potable, luz eléctrica, etcétera) es prácticamente imposible de procesar. Nos resulta muy difícil vernos en un cuadro en el cual no haya comida en nuestros platos, o una ducha para refrescarnos; sin embargo, hay millones de personas cuyas vidas son mucho peores de lo que puede reflejar un documental o un artículo periodístico.

TechoLa idea de techo, por último, refiere al límite superior que algo o alguien pueden alcanzar. Por lo general, se utiliza para hablar de un talento, o bien de la máxima complejidad que una persona puede conseguir en una disciplina determinada, debido a que sus habilidades no le permiten atravesar dicha línea. Veamos algunas oraciones de ejemplo: “Creo que este futbolista ya llegó al techo de su rendimiento: es difícil que pueda mantener o mejorar este nivel”, “Esta obra es sin lugar a dudas su techo, y eso se nota en la tensión con la que canta ciertos pasajes”.

En este sentido, existen diferentes puntos de vista con respecto al talento en sí y a los límites de cada persona. Por un lado están quienes aseguran que todos podemos aprender lo que deseemos, y que nuestro único límite es la voluntad; aunque muchos no comparten esta postura, ellos señalan que si comenzamos a dedicarnos a la edad y con la periodicidad adecuadas, todos podemos llegar a ser grandes patinadores, pianistas, matemáticos, escritores, o lo que queramos.

Sobra decir que dicha visión de la vida no toma en cuenta la existencia de un techo, entendido como límite de nuestras capacidades, y no existen suficientes evidencias para descalificarla, ya que eso volvería necesario tomar a un individuo adulto y llevarlo nuevamente a la infancia, encaminarlo en una dirección diferente a la que haya tomado y comprobar si puede convertirse en otra persona.

Por otro lado, aquéllos que sí reconocen la presencia de uno o más talentos específicos en cada ser, suelen también aceptar el concepto de techo como un nivel al que cada uno puede acceder, aunque no se trate de un punto bien definido sino de una “zona” desde la cual no es posible seguir avanzando. Es importante señalar que esto no es necesariamente negativo; por el contrario, saber cuáles son nuestros límites puede ayudarnos a aprovechar mejor nuestras habilidad y a cultivar más de una, en lugar de quedarnos frustrados en un callejón sin salida.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de techo (http://definicion.de/techo/)