Definición de vértigo

Del latín vertīgo, el vértigo es un trastorno del sentido del equilibrio que se caracteriza por una sensación de falta de estabilidad. La persona que sufre vértigo siente que los objetos giran a su alrededor o que ella misma experimenta un movimiento rotatorio del cuerpo.

Vertigo

El vértigo puede estar acompañado por náuseas, vómitos y otras manifestaciones físicas. La altura, la aceleración, la lipotimia y ciertos trastornos psicológicos (como la agorafobia) son algunos de los motivos que pueden generar el vértigo.

Según los profesionales de la medicina, existen más de trescientas causas que pueden llevar a una persona a padecer de vértigo. No obstante, entre las más frecuentes se encuentran infecciones en el oído, un traumatismo craneal de cierta envergadura, una cardiopatía, tumores en el cerebro e incluso una presión arterial fuera de los límites establecidos.

Todo ello da lugar a que el enfermo de dicho trastorno, tenga que hacer frente a una serie de síntomas de muy diversa tipología como pueden ser mareos, dolores torácicos, convulsiones, fiebre o desmayos.

Se conoce como vértigo central a la sensación continua sin que existan síntomas neurovegetativos o alteraciones auditivas. La esclerosis múltiple, la epilepsia, la migraña y algunos tumores e infecciones virales pueden producir vértigo central, que puede ser tratado mediante reposo, fisioterapia y tratamientos farmacológicos.

El vértigo periférico, por su parte, aparece como una crisis de poca duración y suele estar acompañado por manifestaciones auditivas y síntomas como taquicardia y sudoración. Los cambios bruscos de posición, en ocasiones, generan este vértigo.

Fármacos y diversos ejercicios forman parte del habitual tratamiento que un profesional de la medicina suele establecer para sus pacientes que sufren de vértigo. No obstante, es cierto que en los casos más graves de este trastorno la solución no es otra que llevar a cabo una intervención quirúrgica.

Muchas son las recomendaciones que se realizan a quienes sufren dicho trastorno de manera más o menos habitual y sin llegar a ser una situación grave. Concretamente establecen que tienen que evitar movimientos y cambios bruscos posturales.

Asimismo cuando están sufriendo un momento de vértigo, lo aconsejable es quedarse quieto, descansar y evitar mirar a cualquier tipo de luz pues esta pueda otorgar una mayor sensación de mareo.

Para la medicina, el vértigo también puede ser una turbación repentina del juicio. En el lenguaje cotidiano, por otra parte, el vértigo es un apresuramiento de la actividad de una persona o de una comunidad. Por ejemplo: “El vértigo de la vida en la ciudad hace que nos olvidemos de los valores más importantes”, “En el vértigo de la competencia, el jugador dejó de hablar con la prensa”.

“Vértigo”, por último, es una famosa película dirigida por Alfred Hitchcock que fue estrenada en 1958 y que obtuvo dos nominaciones al Premio Oscar.

James Stewart y Kim Novak son los protagonistas de esta producción, a medio camino entre un film de suspense y un drama, que gira en torno a la figura de un policía retirado que sufre de vértigo. Este, alejado del servicio, será solicitado para que se encargue de vigilar a una mujer de la que se enamorará.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de vértigo (http://definicion.de/vertigo/)