Definición de aborto inducido

Aborto es la acción de abortar (acabar, desaparecer antes del término natural, malograr, fracasar). El concepto, que deriva del latín abortus, suele utilizarse para nombrar a la interrupción del embarazo, ya sea por causas naturales o de manera provocada con intencionalidad.

Aborto

El aborto inducido es la interrupción voluntaria del embarazo. La práctica consiste en provocar la finalización prematura del embarazo, impidiendo el desarrollo vital del embrión o feto para su eliminación.

Este tipo de aborto puede llevarse a cabo de manera quirúrgica o química y puede tener serias consecuencias físicas y psicológicas para la mujer. La mayoría de las legislaciones prohíbe el aborto inducido por sus implicancias éticas, morales, religiosas y sociales. Mientras que los defensores del aborto legal hablan de la libertad de la mujer, los opositores señalan que el aborto es el asesinato de un niño por nacer. Cabe destacar que, mas allá de lo establecido por la ley, los abortos inducidos se practican en todo el mundo en diversas condiciones.

En este caso podríamos establecer que dentro de los procedimientos para llevar a cabo el citado aborto inducido, bajo la asistencia del profesional médico y del correspondiente tratamiento, está, por un lado, el que se procede a acometer mediante lo que sería una combinación de determinados fármacos.

Quien lleve a cabo esta acción debe saber que se identifica no sólo porque no requiere hacer uso de la anestesia ni llevar a cabo ningún tipo de intervención quirúrgica sino también porque se traduce en un sangrado contundente por parte de la mujer. Todo ello sin pasar por alto el hecho de que aunque suele ser efectivo puede requerir la necesidad de que actúe finalmente un médico.

Por otro lado, tendríamos que hacer referencia a que también existe el aborto inducido mediante una operación en el quirófano. Existen diversos métodos, a su vez, para llevar a cabo aquel como sería el caso de la aspiración o de la dilatación y posterior curetaje.

Sea cual sea la opción elegida para llevar a cabo un aborto de este tipo que nos ocupa, lo que es innegable es que existen una serie importante y graves de consecuencias y de riesgos. En concreto, entre los más significativos estarían posteriores partos muy complicados, aparición del cáncer de mama, daños de cierta contundencia en lo que serían las trompas de Falopio o incluso ansiedad y estrés. De ahí precisamente que, en estos últimos casos, la mujer en cuestión necesite someterse a un tratamiento de tipo psicológico para superar ese trance.

El aborto por causas naturales, por su parte, se conoce como aborto natural o aborto espontáneo. Se trata de la pérdida del embrión o feto que tiene lugar antes de la vigésima semana de embarazo. Tras dicha fecha, se habla de parto prematuro.

El aborto espontáneo puede clasificarse como retenido (el organismo no elimina ningún producto de la gestión), incompleto (se eliminan algunos productos) o completo (la totalidad de los productos de la gestación son eliminados).

Entre las causas del aborto espontáneo, las más frecuentes son las anomalías congénitas del feto, las anormalidades del tracto reproductivo y las enfermedades sistémicas o infecciosas de la madre.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de aborto inducido (https://definicion.de/aborto-inducido/)
Top