Definición de agricultura intensiva

Agricultura es el conjunto de tareas que implican labrar y cultivar la tierra para obtener alimentos y diferentes materias primas que se utilizan en los más variados procesos productivos. Intensivo, por su parte, es un adjetivo que alude a aquello que se lleva a cabo con una intensidad o energía mayor a la habitual.

Agricultura intensiva

Se denomina agricultura intensiva a la actividad agrícola que explota al máximo los medios de producción. Dicha utilización intensa de los medios productivos puede desarrollarse en cuanto a la capitalización, los insumos o la mano de obra.

Tomemos el caso de un sistema de agricultura intensiva que apela a una capitalización constante. En este caso, la actividad requerirá de fuertes sumas de dinero para desarrollar instalaciones que permitan controlar el ambiente. Cuando se intensifica la presión sobre la mano de obra, en cambio, se vuelve necesario contar con muchos trabajadores para realizar las tareas de cultivo o recolección. En cuanto a los insumos, un ejemplo de agricultura intensiva se produce con aquellas flores que requieren de la aplicación de múltiples productos para que, en los mercados, luzcan en buenas condiciones.

A nivel general, puede decirse que la agricultura intensiva apuesta a obtener grandes producciones en pequeños espacios. Es habitual que se centre en un solo producto, derivando todos los recursos a su explotación.

El uso de plaguicidas, fertilizantes y otros agroquímicos y de una alta cantidad de combustible es frecuente en la agricultura intensiva para incrementar la productividad de la tierra.

Es importante mencionar que la agricultura intensiva suele generar efectos negativos en el ecosistema, afectando a la fauna y la flora autóctonas y dañando el terreno, el cual puede dejar de ser productivo a causa de la sobreexplotación.

Al pensar en la agricultura intensiva en medios ecológicos, un ejemplo muy común es el método denominado bancal profundo. Se trata de la creación de una cama esponjosa de tierra en la cual las hortalizas crecen con mucha facilidad, y sus raíces pueden desarrollarse de forma adecuada, en línea recta y con la profundidad esperada. Una de sus ventajas principales es que no exige la presencia de una gran superficie, ya que aprovecha cada centímetro cuadrado mejor que otros métodos.

El origen del bancal profundo es muy antiguo, y con el correr de las décadas ha recibido diferentes nombres, entre los que destacan el método francés, el método chino o, como se lo conoce en Norte América, simplemente el Método. Además de sus beneficios para los agricultores, también podemos decir que no perjudica el medio ambiente tanto como otras prácticas más agresivas. Su uso suele estar reservado a huertos familiares o escolares.

Si miramos en la dirección opuesta a la agricultura intensiva, encontramos la agricultura extensiva, un sistema de producción que se caracteriza por hacer uso de los recursos naturales que se hallan en el lugar, a diferencia de la primera, que busca la maximización de la productividad en el menor plazo posible, a través de procesos tales como los drenajes o el riego, y con ayuda de productos químicos.

Entre las décadas de 1960 y 1980, tuvo lugar en varias partes del mundo un aumento en la productividad agrícola, la cual se conoció con el nombre de revolución verde. Este fenómeno, que comenzó en Estados Unidos y luego se extendió a otros países, a menudo se menciona como una intensificación histórica de la agricultura, y por esta razón no es raro que se genere una confusión con el término agricultura intensiva.

En pocas palabras, la agricultura intensiva y la revolución verde no tienen ninguna relación, principalmente porque el primero tuvo su cierre hace décadas, pero también porque simplemente implicó una expansión de la agricultura extensiva.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de agricultura intensiva (https://definicion.de/agricultura-intensiva/)