Definición de propiedad intensiva

Una propiedad puede tratarse de una capacidad, una facultad o una característica de algo. Intensivo, por su parte, es un adjetivo que se aplica para calificar a lo que es intenso o está acelerado.

Propiedad intensiva

La noción de propiedad intensiva se emplea en el ámbito de la química y de la física. Se trata de aquellas cualidades cuyas características no están relacionadas con el tamaño del sistema o con la cantidad existente de la materia en cuestión. De este modo, sus valores no se modifican cuando se divide el sistema.

No obstante, hay que tener en cuenta además que las propiedades intensivas se pueden dividir en dos grupos diferenciados:
-Las generales, que son aquellas que se caracterizan por ser comunes a diferentes sustancias.
-Las características, que son las que dan la posibilidad de poder identificar a una sustancia concreta a través de un valor determinado. Así, por ejemplo, se puede saber que se está hablando de agua si se indica que esa sustancia lleva a cabo su proceso de ebullición a los 100º o bien que se está haciendo referencia al aceite si se dice que ese mismo proceso lo consigue en un intervalo de entre 180º y 220º.

Las propiedades intensivas resultan opuestas a las propiedades extensivas, que están vinculadas de manera directa con la magnitud del sistema o la cantidad de materia. En este caso, el valor de la propiedad guarda un vínculo proporcional con otros datos.

Aunque se considera que son dos propiedades diferentes, las mismas se pueden ver relacionadas entre sí. ¿Cómo? A través de una serie de operaciones y fórmulas que vienen a dejar constancia de que la propiedad intensiva es la cantidad de propiedad extensiva por unidad de masa.

La densidad, la presión, el punto de fusión, la temperatura, el color, el punto de ebullición y la velocidad son algunas de las propiedades intensivas. Por ejemplo: una manzana de la variedad Granny Smith que alcanza su madurez será verde, más allá de su tamaño. Este color es una propiedad intensiva de este tipo de manzanas y lo comparten aquellas que pesan 100 gramos, 105 gramos, 150 gramos y 200 gramos, por citar algunas posibilidades.

Además de todo eso, podemos dejar patente que también son propiedades intensivas el olor, el sabor, el brillo, la ductibilidad, la dureza, la maleabilidad, la tensión superficial, la tenacidad e incluso la comprensibilidad. Y ni que decir tiene que, de la misma manera, pueden incluirse en esta categoría otras características como la elasticidad o la viscosidad. Esta última podemos decir que es una propiedad intensiva que hace referencia a la capacidad que tiene una materia, líquido e incluso gas de ofrecer resistencia a lo que son los cuerpos que tiene en su seno.

Tomemos el caso del etanol. El punto de ebullición de este alcohol es de 78,4 grados centígrados. Debido a que el punto de ebullición es una propiedad intensiva, resulta indiferente si contamos con 500 mililitros, 3 litros o 60 litros de etanol: en todos los casos, entrará en ebullición al alcanzar la mencionada temperatura.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de propiedad intensiva (https://definicion.de/propiedad-intensiva/)