Definición de

Ahorro de energía

El ahorro de energía es el resultado de una acción que permite reducir el consumo energético. Esto suele conseguirse gracias a una modificación de los hábitos o a través de la implementación de una tecnología más eficiente.

Antes de avanzar, es importante indicar que el ahorro se logra al evitar un consumo o gasto mayor. La energía, en tanto, es la capacidad para desarrollar una acción. El concepto suele referirse a la explotación de un recurso natural para la realización de un trabajo.

Cuando se ahorra energía, por lo tanto, lo que se hace es no consumirla ni gastarla ya que se deja de hacer una cierta actividad o se la concreta con mayor eficiencia en comparación a lo que sucedía hasta entonces. En este punto hay que mencionar que la generación de energía provoca un impacto en el medio ambiente, con lo cual el ahorro ayuda a mitigar ese daño.

Construcciones ecológicas

La arquitectura sostenible puede contribuir al ahorro de energía.

La importancia del ahorro de energía

La importancia del ahorro de energía radica en la necesidad de reducir la huella ambiental que provoca la producción energética. Esto es sobre todo relevante cuando la fuente de energía son combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas natural, que son recursos no renovables.

Esto quiere decir que, cuando las reservas de petróleo, carbón y gas natural se agoten, ya no habrá forma de reponerlas o regenerarlas. Por eso es imprescindible cuidar dichas reservas u optar por una fuente de energía renovable.

El ahorro de energía, asimismo, ayuda a combatir el cambio climático y el calentamiento global. De este modo el planeta en general se beneficia con él.

Gasolina

La reducción del uso de combustibles fósiles suele formar parte de los planes de ahorro de energía.

La eficiencia energética

Es habitual que el ahorro de energía se asocie a la eficiencia energética. Cuando una tecnología o un dispositivo sirve para ejecutar una tarea habitual con un menor consumo de energía sin resignar confort o calidad, se logra dicha eficiencia.

El uso eficiente de energía supone un aprovechamiento al máximo del recurso energético sin que sea necesario un cambio de costumbre. Supongamos que una persona utiliza una computadora portátil (notebook) durante ocho horas al día. Si decide comenzar a usar el equipo cuatro horas diarias, conseguirá un ahorro de energía. Otra posibilidad es que compre una notebook con mayor eficiencia energética y mantenga las ocho horas de uso por jornada, lo que también le permitirá consumir menos respecto a lo que venía sucediendo.

Eficiencia energética

Muchos países aplican políticas de ahorro de energía.

Ahorro de energía en la climatización y el transporte

El ahorro de energía en la climatización puede lograrse tomando ciertas medidas. La instalación de un aislamiento térmico resulta muy útil para que las condiciones exteriores no tengan tanto impacto en el interior de una vivienda.

Las ventanas de doble panel, en este marco, contribuyen a cumplir el objetivo. Favorecer la ventilación natural, en tanto, es clave en la época de verano. La finalidad es lograr una regulación de la temperatura sin necesidad de recurrir al aire acondicionado o a la calefacción.

En cuanto al transporte, lo ideal es caminar o andar en bicicleta. Los automóviles eléctricos (o incluso las bicicletas eléctricas), de todas formas, también son beneficiosos si se hace una comparación con los vehículos que usan combustibles fósiles.

Un transporte público eficiente, asimismo, puede hacer que la gente no dependa de su automóvil particular. Se consigue un gran ahorro de energía si cincuenta personas se desplazan en un tren o en un autobús y no en cincuenta coches.

La iluminación

El ahorro de energía en la iluminación es una meta promovida por las autoridades y las asociaciones ecologistas. Las lámparas o bombillas LED son cada vez más populares, al igual que otros elementos de iluminación de bajo consumo.

Tal como acontece con la climatización, lo conveniente siempre es fomentar la iluminación natural. Así como es mejor abrir la ventana para que entre la brisa y no encender el equipo de aire acondicionado, resulta preferible levantar la persiana o abrir la cortina para que ingresen los rayos del sol y no prender la luz.

En este contexto también hay que hacer referencia al control automático de la iluminación. Si una luz exterior se enciende solamente cuando un sensor detecta movimiento y no queda prendida toda la noche, se obtiene un ahorro de energía.

Otras medidas para lograr un ahorro de energía

El apagado de dispositivos electrónicos, por supuesto, permite ahorrar energía. Esto exige, sin embargo, modificar los hábitos: un televisor apagado no consume energía, pero obliga a cambiar la rutina si este aparato solía estar encendido porque se disfrutaba de la programación.

Menos drástica es la decisión de optar por electrodomésticos de bajo consumo. Se debe prestar atención al eco-etiquetado (identificación de productos de bajo consumo) para adquirir aquellos dispositivos que gastan menos energía. Si a esta opción se la acompaña con un menor tiempo de uso de la energía, las ventajas se multiplican.

Usar baterías recargables e instalar paneles solares son otras alternativas válidas. El impulso gubernamental de campañas de sensibilización sobre el ahorro de energía ayuda a promover este tipo de cambios.

Cómo citar este artículo Julián Pérez PortoPublicado por Julián Pérez Porto, el 6 de noviembre de 2023. Ahorro de energía - Qué es, importancia, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/ahorro-de-energia/
Buscar otra definición
x