Definición de alcaide

Escuchar el artículo

El antecedente etimológico más cercano del término alcaide se encuentra en el árabe hispánico alqáyid. Dicho vocablo, a su vez, deriva del árabe clásico qā’id, que hace referencia a quien conduce una tropa.

El concepto de alcaide varía de acuerdo al contexto. En el pasado, sobre todo hasta el último tramo de la Edad Media, así se llamaba a quien era el máximo responsable de la defensa y protección de una fortaleza o de un castillo.

El alcaide medieval

Si bien las funciones específicas del alcaide estaban asociadas a su jurisdicción, a nivel general puede decirse que era el líder militar de la fortificación. En ocasiones, de todos modos, también tenía responsabilidades políticas o civiles de distinta índole.

Estos alcaides gobernaban espacios que, por sus características, requerían una administración particular y una vigilancia muy cuidada. El acceso a este cargo era decidido por el rey, quien le confería a los alcaides la tarea de custodiar y organizar este tipo de sitios.

En este marco, el alcaide dirigía a las tropas que asumían las tareas defensivas. Es importante indicar que la labor de estas personas solía extenderse a los territorios aledaños al recinto.

Fortificación

En la Edad Media, el alcaide era el responsable de proteger y defender un castillo o una fortaleza.

La noción después de la Edad Media

Tras el medioevo, se empezó a denominar alcaide a quien asumía la gestión y el mantenimiento de un sitio real. En este sentido, el alcaide podía ser el jefe de un palacio.

De esta manera, el alcaide cuidaba el mobiliario, los adornos y el resto de los objetos del complejo palaciego; guardaba las llaves; llevaba un registro de los criados y trabajadores; y distribuía las habitaciones destinadas a quienes se desempeñaban en el edificio, por ejemplo.

Alcaide de los donceles

Es importante hacer referencia a un cargo hereditario y honorífico que, entre la mitad del siglo XIV y el tramo final del siglo XVII, existió en la Corona de Castilla: el alcaide de los donceles. Como el propio nombre lo indica, sus tareas estaban vinculadas al liderazgo de los donceles, que eran los jóvenes de la nobleza que todavía no habían sido ordenados como caballeros.

Los donceles se encontraban al servicio del monarca de forma permanente, incluso cuando no había guerra. El alcaide, pues, estaba al frente de la tropa integrada por donceles e incluso se dedicaba a la instrucción militar de estos muchachos.

Prisión

El alcaide es la autoridad que se encarga de garantizar la seguridad en una cárcel.

El concepto en la actualidad

Con el paso del tiempo, la idea de alcaide adquirió otro uso que se mantiene en la actualidad. Hoy, un alcaide es un individuo que está al mando de una cárcel.

El alcaide es el funcionario cuya misión consiste en garantizar la seguridad en una prisión. Su actividad principal se basa en la supervisión de las diversas medidas y acciones que permiten tener a los reclusos bajo control.

Los alcaides encabezan las inspecciones de las celdas, procurando que los detenidos no cuenten con armas ni con sustancias ilegales. Además, se involucran en las tareas que apuntan a la reinserción social y a la reeducación de los presos, con lo cual tienen que gestionar recursos e instalaciones como puntos de recreación y bibliotecas.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de alcaide (https://definicion.de/alcaide/)

Buscar otra definición