Definición de cita textual

Para poder descubrir el significado del término cita textual, vamos a conocer en primer lugar lo que es el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma:
-Cita es un término que deriva del latín. En concreto, procede del verbo latino “citare”, que puede traducirse como “citar” o “impulsar”.
-Textual, por otro lado, también procede del latín. En su caso, viene de “textualis” que significa “igual como fue dicho o escrito”. Se trata de una palabra latina esa que se compone de dos partes diferenciadas: el sustantivo “textus”, que hace referencia al “conjunto de palabras que dan forma a un pasaje”, y el sufijo “-al”, que se emplea para indicar “relativo a”.

Cita textual

La noción de cita tiene varios usos. En este caso nos interesa su acepción como una mención o una nota que sirve como prueba de algo que se señala. Textual, por su parte, es aquello propio de un texto o conforme con él.

Una cita textual, por lo tanto, consiste en la reproducción exacta de una expresión, la cual se inserta en un discurso propio. La principal característica de la cita textual es que se mantiene su formulación original, a diferencia de lo que ocurre con la paráfrasis.

Existen muchos motivos para poder llevar a cabo la utilización de una o varias citas textuales. Así, por ejemplo, se pueden emplear para reforzar una idea, para poder iniciar un debate, para hacer mención a las fuentes de un trabajo, para ampliar un texto, para aclarar una idea…

Es decir, las citas textuales se utilizan para aportar un contexto de referencia y como fuente adicional de datos. También es un mecanismo de divulgación de otros autores. La forma de incluir una cita textual obtenida de una obra protegida por derechos de propiedad intelectual está regulada por la ley para evitar plagios.

De este modo, cuando una persona incluye una cita textual de otro individuo en un texto propio, debe mencionar con exactitud de dónde extrajo la expresión en cuestión, incluyendo el nombre del autor, la publicación de donde tomó la frase y otras informaciones. Además existen límites que fijan qué cantidad de palabras se pueden citar sin caer en una simple copia.

En los diarios, las revistas y los sitios web, es habitual que se incluyan citas textuales de los protagonistas de las noticias. Como en este caso las citas suelen provenir de declaraciones públicas o entrevistas propias, las maneras de incluirlas en el texto propio son variables y no tan rígidas. Por lo general lo citado se publica entre comillas o en letra cursiva (bastardilla).

Además de todo lo expuesto, podemos establecer que existen varios tipos de citas textuales como son los siguientes:
-Cita textual corta, que es la que tiene menos de 40 palabras. Se introduce en el texto con un entrecomillado doble.
-Cita textual larga, que es la que cuenta con más de 40 palabras y se escribe sin comillas y en una nueva línea.
Eso sin olvidar que también están la cita textual corta con énfasis en el autor, la cita textual corta con énfasis en el año o la cita textual corta con énfasis en el contenido.

Las normas más difundidas para realizar una cita textual de forma correcta y justa para con el autor siguen el estilo APA, sigla que viene del inglés American Psychological Association (Asociación Americana de Psicología), la cual elaboró un estándar que usan los autores a la hora de entregar sus trabajos para ser publicados en sus revistas.

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, el desarrollo de dicho estándar tuvo lugar para facilitar la comprensión lectora en documentos de ciencias sociales y del comportamiento, y para que la comunicación se vuelva tan clara como sea posible, sin elementos innecesarios que desvíen la atención de los principales.

El estilo APA establece el uso de paréntesis en el propio texto, a diferencia de otros que se apoyan en notas al pie del texto o del documento. En la cita deben figurar datos acerca del autor y la fecha de publicación. Existen dos formas fundamentales de hacer una cita textual siguiendo las directivas de la APA, cada una enfocada en el aspecto que deseemos enfatizar.

Una de las dos opciones es hacer énfasis en el autor, algo muy común cuando el texto que deseamos citar textualmente expresa directamente sus ideas o su postura en algún tema en particular. La otra es precisamente enfocarse especialmente en el contenido, y en este caso el autor pasa a un segundo plano. Cabe mencionar que la APA contempla tanto la cita textual como la paráfrasis.

Cuando se realiza una cita textual, es posible omitir ciertas palabras o incluso frases enteras si no se consideran necesarias para reflejar las ideas principales del contenido; si tomamos la decisión de acortar la cita de esta manera, entonces debemos reemplazar las partes ausentes con puntos suspensivos. Con respecto a los datos de referencia, hay que indicar el apellido del autor, el año en el que el texto original fue publicado y, si se tratase de un libro o una revista, el número de página en el que se encontraba.

En una cita textual enfocada en el autor cuya extensión sea menor a las 40 palabras, podemos elaborar la siguiente estructura: Apellido del autor (año) afirma: “cita textual, con eventuales omisiones expresadas en forma de (…)” (número de página, con el formato p.número). Por ejemplo: Tanaka (2014) afirma: “Esta situación siempre ha sido así, (…). No creo que las cosas vayan a cambiar”(p.105).

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de cita textual (https://definicion.de/cita-textual/)

Buscar otra definición