Definición de color complementario

Escuchar el artículo

Se llama color a la sensación generada por los rayos de la luz cuando producen una impresión en los órganos de la vista. La retina cuenta con células fotosensibles que envían señales nerviosas al cerebro, el cual se encarga de interpretarlas y de desarrollar la percepción visual.

Es importante mencionar que los fotorreceptores consiguen diferenciar entre las diversas longitudes de onda del espectro visible. Los distintos colores (es decir, las distintas sensaciones) están vinculados a dichas longitudes de onda.

Tonos

Dos colores son complementarios cuando se localizan en un lugar oponible dentro del círculo cromático.

Qué es un color complementario

De acuerdo a sus características, los colores se clasifican de muchas maneras. Es habitual que se distinga entre los colores primarios (que no se obtienen a partir de la combinación de otros colores), los colores secundarios (surgidos por la mezcla de dos colores primarios en idénticas proporciones) y los colores terciarios (nacidos con la fusión de un color primario y otro secundario en partes equivalentes), por ejemplo.

Para comprender la idea de color complementario, en tanto, primero hay que centrarse en el concepto de círculo cromático. También conocido como rueda de colores, el círculo cromático es un gráfico de forma circular que representa ordenadamente los colores primarios y las tonalidades derivadas según su matiz.

Dos colores son complementarios, pues, cuando se ubican en un lugar oponible en el interior de este círculo. Por eso se los puede nombrar, además, como colores opuestos.

Existen muchas clases de círculos cromáticos. La complementariedad se hace evidente en aquellos que se basan en los modelos RYB (sigla en inglés que refiere a rojo, amarillo y azul), CMYK (cian, magenta, amarillo y negro) y RGB (rojo, verde y azul).

Rueda de colores

Cuando los colores complementarios se sitúan uno al lado del otro, se genera una sensación de mayor brillo.

Algunas consideraciones

Puede decirse que, dependiendo del modelo de coloración, los colores complementarios no siempre son opuestos. Generalmente se afirma que los colores resultan complementarios cuando, si se combinan en una determinada proporción, dan lugar a un color neutral (como el negro, el blanco o el gris).

En un eje teórico, estos tonos neutrales se ubican en la posición central, mientras que los colores complementarios se distribuyen a sus costados, quedando en sitios opuestos entre sí.

Si nos guiamos por la definición aportada por la Real Academia Española (RAE) en su diccionario, los colores complementarios son los tonos puros que permiten la obtención del blanco cuando se juntan mediante algunos procedimientos específicos.

Los colores complementarios en el arte

En 1810, el alemán Johann Wolfgang von Goethe presentó su libro “Zur Farbenlehre”, traducido como “Teoría de los colores”. Los postulados de dicha obra sobre la conformación cromática marcaron la historia del arte y siguen teniendo una gran incidencia.

Los creadores que recurren a los principios teóricos tradicionales, de este modo, suelen contemplar determinados pares de colores complementarios a la hora del desarrollo de las armonías. Las parejas de colores complementarios más usadas, en este marco, son verde-rojo, naranja-azul y violeta-amarillo.

La combinación de estos colores complementarios en partes iguales genera, como ya indicamos, un tono neutro. Si los colores complementarios se posicionan uno al lado del otro, se produce un contraste que provoca una percepción de mayor brillo.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de color complementario (https://definicion.de/color-complementario/)

Buscar otra definición