Definición de color secundario

ESCUCHAR

La sensación que generan los rayos de luz al alcanzar los órganos de la vista recibe el nombre de color. La longitud de onda de dichos rayos es la que determina las características de la sensación en cuestión.

El adjetivo secundario, por otra parte, permite calificar a aquello que es una consecuencia o una derivación de lo principal. En un orden, lo secundario aparece en un segundo lugar.

Tonalidad

Un color secundario se forma a partir de la combinación de dos colores primarios en proporciones iguales.

Concepto de color secundario

Para entender qué es un color secundario, primero hay que tener en cuenta que los colores se clasifican de distinto modo. Se llama color primario o primitivo, en este marco, a aquel que no puede obtenerse mediante la mezcla de otros tonos.

Un color secundario, en cambio, se genera a partir de la combinación de dos colores primarios en proporciones iguales. Cuando un color primario se mezcla con uno secundario, finalmente, surge un color terciario.

Antes de avanzar con la definición, debemos destacar que existen diversos modelos de coloración. Según uno u otro esquema, se postulan diferentes colores primarios, con lo cual también cambia el conjunto de los colores secundarios.

Esquema

La determinación del conjunto de los colores secundarios depende del modelo de coloración que se considere.

El modelo RGB

Uno de los modelos de coloración más conocidos recibe el nombre de RGB por los términos en inglés red, green y blue; es decir, rojo, verde y azul. Estas tres tonalidades constituyen los colores primarios que, mediante la síntesis aditiva, producen los colores secundarios.

De este modo, sumando dos de estos colores primarios, se genera un color secundario. Este modelo aditivo indica que la combinación del verde y el azul da como resultado el cian; la suma del rojo y el azul deriva en el magenta; y la adición del rojo y el verde hace posible la obtención del amarillo. El cian, el magenta y el amarillo, pues, son colores secundarios.

Los colores secundarios y la síntesis sustractiva

Las palabras inglesas cyan, magenta, yellow y key conforman el modelo CMYK, que recurre a la síntesis sustractiva. En este caso, las mezclas derivan en colores que, mientras reflejan determinadas longitudes de onda, absorben otras.

Así, pueden mencionarse colores secundarios como el azul (fusión del magenta y el cian), el verde (cian y amarillo) y el rojo (amarillo y magenta), por ejemplo.

Coloración tradicional

Se considera que el modelo tradicional de coloración es aquel que se menciona como RYB (red, yellow y blue). Este estándar contempla como colores primarios al rojo, el amarillo y el azul.

La combinación de esas tonalidades posibilita la creación de los colores secundarios. En este contexto, encontramos al violeta (rojo y azul), el naranja (amarillo y rojo) y el verde (azul y amarillo).

Si analizamos este modelo, en definitiva, podemos advertir que contempla tres colores primarios (el azul, el amarillo y el rojo). Estos son colores puros, que no nacen de la mezcla de otros sino que los demás derivan de ellos. También hay tres colores secundarios (el verde, el naranja y el violeta), producidos por la combinación de dos colores primarios en partes iguales. Un color primario más un color secundario, por último, forma un color terciario.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de color secundario (https://definicion.de/color-secundario/)

Buscar otra definición