Definición de corrosión

El vocablo latino corrodĕre derivó en corrōsum, que llegó a nuestro idioma como corrosión. El concepto alude al acto y el resultado de corroer: destruir, arruinar, carcomer o desgastar algo de manera paulatina.

Corrosión

La idea de corrosión suele emplearse en el terreno de la química para nombrar al desgaste de un metal como consecuencia del accionar de un agente externo. La corrosión se produce por la interacción del metal con su entorno.

Al corroerse, el metal sufre un deterioro de sus propiedades químicas y físicas. Una reacción de reducción-oxidación (redox) puede provocar la corrosión de un elemento. En este proceso, un agente recibe electrones (se reduce) y otro cede electrones (se oxida).

Un metal que se encuentra al aire libre o bajo el agua se corroe. En el acero, por citar un caso, se forma una capa de color marrón que degrada el material hasta que se rompe o se quiebra.

La corrosión de los metales, por lo tanto, constituye un gran problema en distintos niveles. Cuando un metal se corroe, sufre una alteración de sus propiedades. Una estructura de hierro que experimenta la corrosión, por ejemplo, puede perder firmeza y volverse inestable o frágil. Un puente corroído, en este marco, supone un riesgo.

Es importante tener en cuenta que existen distintas clases de corrosión, que incluso pueden afectar a materiales que no son metálicos. Para interrumpir o retardar el proceso, es posible apelar a recubrimientos que actúan como inhibidores. El tipo de diseño también puede ayudar a minimizar la corrosión.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de corrosión (https://definicion.de/corrosion/)

Definiciones Relacionadas