Definición de criósfera

La noción de criósfera no forma parte del diccionario que elabora la Real Academia Española (RAE). El concepto, de todos modos, suele usarse con referencia al agua superficial de nuestro planeta que se encuentra en estado sólido debido a las bajas temperaturas.

Criósfera

La criósfera, en este marco, se compone de las grandes masas de hielo y nieve de la Tierra. Por lo tanto podemos encontrar a la criósfera en la Antártida y en el Polo Norte, entre muchas otras regiones.

Cuando la criósfera se origina por el congelamiento de los océanos, no incide en el nivel del mar, ya que el agua sólida se forma a partir de éste. En cambio, si los glaciares se derriten, sí provocan un aumento del nivel del mar. El calentamiento global que afecta a la criósfera y hace que se derritan los glaciares, por lo tanto, está provocando que el nivel del mar crezca, una situación que podría generar que diversos territorios queden bajo el agua en el futuro.

La mayor parte de la criósfera corresponde a icebergs. Los glaciares, el hielo marino y el permafrost aportan el resto de la superficie de agua sólida. Se estima que cerca de tres cuartos de las reservas de agua dulce del planeta se hallan en la criósfera.

Los efectos del cambio climático sobre la criósfera son múltiples, afectando a la vida en general. La propia criósfera, al derretirse, contribuye al calentamiento global ya que el agua sólida (hielo y nieve) refleja la energía solar, que vuelve al espacio. En cambio, al derretirse el hielo y la nieve, el suelo queda expuesto y la superficie terrestre absorbe una mayor cantidad de energía solar, que luego se irradia a la atmósfera, calentándola.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de criósfera (https://definicion.de/criosfera/)