Definición de demiurgo

Un término griego (dēmiourgós) que puede traducirse como “creador” derivó, en nuestro idioma, en demiurgo. Así se denomina, en distintas corrientes filosóficas, a la divinidad o el ente que creó o que impulsó el universo.

Demiurgo

La filosofía gnóstica y la filosofía platónica son dos de las escuelas que apelan a la idea de demiurgo. Puede entenderse el demiurgo como un hacedor o un organizador de la realidad.

De acuerdo a Platón, el demiurgo se encarga de copiar las ideas (perfectas) en la materia (imperfecta). Así se obtienen los objetos que forman parte del mundo real, el cual intenta imitar la perfección del plano ideal.

El demiurgo platónico, en este marco, es un ser divino que contempla las ideas y las toma como modelos con el objetivo de plasmarlas en la materia. Esto quiere decir que tanto las ideas como la materia resultan preexistentes al demiurgo. Esta particularidad diferencia claramente a esta divinidad del Dios cristiano, que creó el universo partiendo de la nada.

Para los gnósticos, en cambio, el demiurgo tienen la función de ordenar el mundo material y resulta la encarnación de lo maligno, ya que ata al ser humano a las pasiones de la materia.

El gnosticismo postula la existencia de mundo espiritual (superior), con un Dios desconocido, y un mundo material (inferior), en el cual residen los seres humanos. El verdadero Dios es aquel del universo espiritual; el demiurgo es el ordenador del universo material. Esta condición degradada del creador es la razón de las miserias de la realidad.

Es importante señalar que el grupo de corrientes que forman el gnosticismo en un momento de la historia consiguieron confundirse con el cristianismo, por a sí decirlo. Esto tuvo lugar entre el siglo I y el III, aproximadamente, hasta que finalmente lo declararon un pensamiento herético. Claro que antes de que los cristianos lo rechazaran, habían llegado a respetarlo; tanto es así que podemos hablar de un gnosticismo pagano y uno cristiano.

DemiurgoAdemás de la importancia que el demiurgo tiene para Platón en su filosofía idealista, como creador y autor del mundo y del universo, también ocupa un lugar fundamental en la mística del neoplatonismo. Esta denominación se refiere a la revitalización de la doctrina filosófica que desarrollaron los seguidores de Platón desde comienzos del siglo I a. C., que tuvo lugar alrededor del siglo III y se extendió por más de doscientos años.

En los párrafos anteriores se mencionan dos términos que sirven para describir la naturaleza del demiurgo: se trata de una entidad “creadora”, de un “hacedor” de materia. A esta definición podemos agregar otros dos conceptos: el demiurgo es también un “supremo artesano” y un “maestro”.

El Timeo es un diálogo que escribió Platón alrededor del año 360 a. C., anterior a La Atlántida y Critias, y se considera el que más ha influido en la filosofía y las ciencias que aparecieron después. En sus líneas podemos apreciar una visión particular acerca del origen del universo, la estructura de la materia y la naturaleza del ser humano, ya que el filósofo se enfoca en el problema cosmogónico, el físico y el antropológico, respectivamente.

Según Platón, cuando nació el universo solamente existían los siguientes elementos: caos y materia sin forma; ideas, las cuales podemos describir como “perfectas”; una divinidad a la que denominamos demiurgo; espacio. El filósofo señala que el demiurgo sintió compasión por la materia y copió las ideas en ellas, gracias a lo cual obtuvo los objetos que forman parte de la realidad que conocemos. A través de esta explicación, justifica la división entre el mundo de las ideas y el real, mencionada más arriba.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de demiurgo (https://definicion.de/demiurgo/)

Definiciones Relacionadas

Buscar otra definición