Definición de desmotivación

El origen etimológico de la palabra desmotivación que ahora nos ocupa está en el latín. Así, podemos establecer que es el resultado de la suma de tres componentes de dicha lengua:
-El prefijo “des-”, que indica la inversión de la acción.
-El sustantivo “motivus”, que puede traducirse como “movimiento”.
-El sufijo “-cion”, que es sinónimo de “acción y efecto”.

Desmotivación

La idea de desmotivación hace mención a la ausencia de motivación: los estímulos externos o internos que llevan a un individuo a desarrollar una acción. Una persona desmotivada, por lo tanto, no encuentra estímulos para actuar.

Por ejemplo: “La violencia de la región constituye una desmotivación para los viajeros, que prefieren elegir otros destinos”, “La falta de reconocimiento lleva a la desmotivación de los empleados”, “Tenemos que luchar contra la desmotivación de las fuerzas policiales”.

Resulta sencillo comprender a qué se refiere la noción de motivación si la analizamos en oposición al concepto de motivación. La motivación es algo que moviliza al individuo: le genera el deseo o la intención de realizar una actividad para alcanzar una meta o cumplir un objetivo. Cuando no existe aquello que hace surgir ese deseo, aparece la desmotivación y la persona no halla motivo para accionar o esforzarse.

Es importante saber que existen varios tipos de desmotivación, entre los que podemos subrayar los siguientes:
-Desmotivación laboral, que, como su propio nombre indica, es la que se produce en el trabajo y que lleva a que el empleado se encuentre estancado, sin encontrar incentivos en su puesto…
-Desmotivación escolar, que es la que sufren algunos estudiantes que no tienen ganas ni interés de ningún tipo en su formación académica.
-Desmotivación social, que es la que tiene lugar cuando una persona no tiene ningún tipo de interés en relacionarse con los demás o con determinados círculos sociales.

La desmotivación es un problema habitual en el universo laboral. Cuando un trabajador siente que, haga lo que haga, obtendrá el mismo resultado o la misma respuesta, pierde el interés en esforzarse. A un vendedor que cobra siempre el mismo salario ya que no recibe comisiones por venta ni premios es probable que no le importe vender más o menos. La desmotivación, por lo tanto, le resulta cotidiana. En cambio, aquel que sabe que, a medida que aumentan sus ventas también se incrementan sus ingresos, se esforzará en el trabajo con la motivación de ganar más dinero.

En el contexto de la educación, la desmotivación se hace presente cuando los estudiantes sienten que los contenidos que se les enseñan no son útiles ni interesantes. Distinto es el caso de los alumnos que creen que, al aprender algo, mejorarán sus aptitudes y podrán usar eso a su favor.

En concreto, aunque son muchas las causas que pueden provocar que una persona sufra desmotivación, en cualquier aspecto de su vida, nos encontramos con el hecho de que entre las más importantes están el que son demasiado perfeccionistas, el que no tienen sensación de progresar en ningún sentido, el que carecen por completo de retos o metas…

Asimismo, hay otras causas como pueden ser la presión social, el sentir miedo por determinados hechos o circunstancias, el encontrarse aburrido en su vida en general o en ámbitos concretos…

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de desmotivación (https://definicion.de/desmotivacion/)

Buscar otra definición