Definición de detrimento

Hasta el latín hay que marcharse para poder encontrar el origen etimológico del término detrimento que ahora nos ocupa. En concreto, podemos determinar que emana del vocablo “detrimentum”, el cual a su vez procede del verbo “deterere”, que puede traducirse como “gastar por frotamiento”.

Detrimento

Detrimento es una destrucción leve o parcial de algo. El concepto, que procede del vocablo latino detrimentum, también se refiere a la pérdida o el quebranto de intereses y al daño moral.

Por ejemplo: “Las escuelas en mal estado aportan al detrimento de la educación”, “No voy a tomar ninguna decisión en detrimento del equipo”, “Pareciera que el gerente trabaja en detrimento de la empresa”.

El detrimento, por lo tanto, puede entenderse como una merma, un menoscabo, un agravio o un perjuicio. Algo o alguien que actúa en detrimento de un interés le produce un daño, pero no lo elimina o lo destruye.

Una persona que decide alimentarse sólo con comidas fritas habrá tomado una decisión en detrimento de su salud. Este tipo de alimentación generará problemas en su organismo y, poco a poco, se volverá menos saludable.

En un sentido similar, un intendente o alcalde que decide subir los impuestos y autorizar los despidos injustificados estará gobernando en detrimento de los trabajadores, quienes verán afectados sus intereses por las medidas políticas.

Además de todo lo expuesto, tendríamos que subrayar la existencia de lo que se ha dado en llamar detrimento patrimonial. Se trata de un término que se usa para dejar constancia de la pérdida, perjuicio, uso indebido o incluso deterioro de los bienes públicos que se ha producido y que se traduce en un fuerte daño al patrimonio que posee un país o una ciudad.

En concreto, podemos establecer que ese daño es fruto fundamentalmente de que los recursos se han utilizado para un fin distinto al que tienen o bien porque no se han administrado de la manera más correcta y eficaz posible.

En este sentido, además podemos dejar constancia de que es más habitual de lo que debiera que corporaciones municipales de distintos rincones del planeta sean estudiadas y analizadas para poder ver si han cometido una irresponsabilidad al respecto. Es decir, si han llevado a una situación de detrimento patrimonial por no haber gestionado correctamente los recursos o bien por haber realizado un empleo indebido de los mismos.

En estos casos, hay que subrayar que si se consiguen indicios de que sí han realizado esa acción, tendrán que enfrentarse a procesos donde se dirimirá lo que es la responsabilidad fiscal que pueden tener en todo momento.

Para el derecho civil, un daño es un detrimento o perjuicio que una persona sufre debido a la acción u omisión de otra. El daño afecta a los intereses, derechos o bienes de la víctima.

Este daño que genera el detrimento puede ser causado por dolo o culpa. El daño doloso se genera por una acción intencional o maliciosa, mientras que el daño culposo se produce por negligencia o descuido. Si una persona rompe el vidrio de un negocio con un piedrazo, se trata de un daño doloso, en cambio si la misma rotura se produce porque deja el coche estacionado sin frenos y se introduce en la vidriera, estamos ante un daño culposo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de detrimento (https://definicion.de/detrimento/)