Definición de doble moral

La noción de moral se emplea para nombrar al conjunto de preceptos que determinan si una acción puede ser definida como buena o mala. La moral, por lo tanto, regula la conducta humana de acuerdo a las normas que los sujetos tienen tanto del bien como del mal.

Doble moral

Doble, por su parte, es un adjetivo que puede utilizarse con referencia a lo dos veces más grande o mayor, a lo que se repite en dos oportunidades o a lo que implica la existencia de dos elementos parecidos o idénticos.

La idea de doble moral, en este marco, permite aludir al criterio que usa una persona o una entidad cuando se comporta de dos maneras distintas respecto a una misma situación. Se trata de una injusticia ya que implica una violación de la imparcialidad.

Supongamos que un periodista condena con dureza un hecho de corrupción que tiene como protagonista a un político opositor, pero justifica o avala el accionar corrupto de un funcionario del actual gobierno. Esto quiere decir que, ante un mismo caso (un hecho de corrupción), realiza dos juicios opuestos: condena al opositor y justifica al gobernante. El periodista en cuestión, por lo tanto, tiene doble moral.

Los intereses económicos y políticos suelen llevar a usar reglas muy diferentes para juzgar a los demás. Pero la doble moral también existe en la vida personal, cuando justificamos nuestros actos reprobables porque nos negamos a comprometernos con aquellos valores que defendemos a diario.

Un ministro religioso, por ejemplo, puede exigirles a los fieles sean solidarios con quienes más lo necesitan, invitándolos a realizar donaciones y a llevar una vida austera desprendiéndose de las riquezas materiales. En su vida privada, sin embargo, actúa de forma egoísta: no dona dinero ni bienes y vive en una mansión rodeado de lujo. El ministro evidencia de este modo su doble moral: lo que considera bueno para los demás y para la comunidad, no lo toma en cuenta en su propia existencia.

Doble moralLa doble moral puede presentarse en varios grados, que van desde graves muestras de negligencia como las mencionadas en los párrafos anteriores hasta actitudes de poca gravedad en la vida cotidiana. Cuando una persona no condena las travesuras de sus hijos con la misma severidad que las de los ajenos, a pesar de que sean equivalentes, también evidencia una doble moral, aunque en este caso las consecuencias sean relativamente leves.

De todos modos, aplicar esta dualidad a la crianza de un niño puede parecer leve a corto plazo pero impactar de forma exponencial en su capacidad para discernir el bien del mal en el futuro, algo que quizás dificulte su sano desarrollo.

La pregunta fundamental que debemos hacernos ante este tipo de actitudes es siempre la misma: ¿cuál es su origen? Detrás de todo rasgo negativo, de todo crimen y acto de violencia, hay una historia, probablemente similar a la que ha escrito el sujeto. Esto no significa que debamos aceptar el maltrato simplemente porque los victimarios hayan sido víctimas en el pasado; por el contrario, en lugar de simplemente aceptar los hechos podemos intentar llegar al punto en el cual la persona comenzó a torcerse, para aprender más acerca de ella, de nosotros mismos y de nuestra especie en general.

Hasta un cierto punto, la doble moral puede ser parte de la tendencia natural a defender a nuestra manada: no nos gusta que los demás hablen mal de los nuestros, y esa necesidad de protegerlos puede llevarnos muchas veces a “maquillar” sus errores. Pero cuando las acciones que encubrimos son de una cierta gravedad, todo cambia, especialmente si nuestra negligencia puede perjudicar a un tercero.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de doble moral (https://definicion.de/doble-moral/)

Buscar otra definición