Definición de equifinalidad

El diccionario que elabora la Real Academia Española (RAE) no incluye el término equifinalidad en su diccionario. La noción, de todos modos, se utiliza con frecuencia en el contexto de la teoría general de sistemas.

Equifinalidad

La idea de equifinalidad, en este marco, refiere a la capacidad de un sistema abierto de arribar a un mismo estado final por distintas vías y partiendo de diferentes condiciones iniciales. Esto supone que el sistema está en condiciones de llegar a una meta determinada avanzando por diversos caminos.

La equifinalidad se asocia a la flexibilidad y a la adaptabilidad ya que el sistema está preparado para cumplir su objetivo más allá del punto de partida y del recorrido realizado.

Como corriente científica, la equifinalidad implica un abordaje desde múltiples disciplinas y perspectivas al objeto de estudio, sin dejar que el área donde se desarrolla el fenómeno limite el análisis. Lo que permite la equifinalidad, en definitiva, es el abordaje integral de una entidad.

En un sentido general, la equifinalidad refleja que el final de determinados procesos se encuentra vinculado a la naturaleza organizativa del sistema y no al inicio de estos procesos. Dicha naturaleza es la que posibilita obtener idénticos resultados a partir de comienzos diferentes.

Lo opuesto a la equifinalidad es la multifinalidad. Mientras que, como dijimos, la equifinalidad implica llegar al mismo final partiendo de distintas condiciones, la multifinalidad supone la obtención de distintos resultados partiendo de condiciones similares. En este segundo caso, no hay un equilibrio interno que lleva a la misma meta.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de equifinalidad (https://definicion.de/equifinalidad/)