Definición de

Estanque

Nenúfares en un estanque natural

El origen de los estanques naturales suele ser la lluvia.

Un estanque es un cuerpo de agua pequeño que puede surgir de manera natural o ser desarrollado por el ser humano. En el primer caso, el agua se acumula en una depresión de un terreno sin que haya una intervención humana, mientras que los estanques artificiales son creados por las personas con un fin práctico u ornamental.

Estanques naturales

Los estanques naturales suelen formarse con el agua de lluvia. Cuando las precipitaciones se van acumulando en una zona deprimida, el agua se almacena y así surge el estanque, que se asemeja a una laguna o a un lago aunque su superficie es más acotada.

Precisamente, el tamaño de los estanques naturales no es su punto fuerte. De hecho, tampoco lo es su profundidad, que no suele superar los cuatro metros, algo que en las épocas de sequía puede verse afectado considerablemente.

Pese a estas características de los estanques naturales, que pueden revelar una fuerte dependencia de las condiciones meteorológicas para la presencia del agua, es habitual que en ellos vivan diferentes especies de la flora y la fauna. Peces, insectos, aves y animales anfibios pueden convivir en el ecosistema formado por el estanque.

Si la profundidad del estanque es considerable y no está expuesto al viento, entonces podemos advertir el proceso de estratificación, que tiene lugar una vez al año y también se da en algunos lagos. Éste da lugar a tres capas bien diferenciadas: el epilimnion, el metalimnion y el hipolimnion, cada una más profunda y con una temperatura menor que la anterior.

Fauna de los estanques naturales

Con respecto a los mamíferos, no son muchas las especies que podemos encontrar en los estanques naturales. Entre ellas se encuentra el arvícola, un género de roedor que también se conoce por el nombre de rata de agua y que basa su alimentación en los vegetales. Otro mamífero común de los estanques es la musaraña, que destaca por su destreza en la natación y puede cazar desde insectos hasta otros animales que la superen en tamaño de manera considerable.

De aves sí podemos hallar un mayor número de especies: algunos ejemplos son las pollas de agua, las garzas, los patos migratorios y las fochas. Estos animales aprovechan los estanques naturales para tomarse un descanso en medio de sus largas migraciones. También están los anfibios y los reptiles, entre los cuales sobresalen los sapos y las ranas. Las culebras acuáticas, por su parte, basan su alimentación en peces de escaso tamaño, insectos y ranas, aunque no atacan al ser humano.

Por último, no debemos olvidarnos de los peces, aunque ya los hemos mencionado como sustento de otras especies. En este caso destacan las tencas y las carpas, pero hay otros que tienen ciertas condiciones específicas para pasar por los estanques naturales. Las anguilas y los lucios, por ejemplo, requieren que haya una comunicación con un río; los salmones y las truchas, además, que éste sea rápido y se encuentre en una zona de montaña.

Rana y mariposa en estanque natural

Las ranas son algunos de los animales típicos de los estanques.

Estanques artificiales

En cuanto a los estanques artificiales, muchas veces se utilizan como decoración con el objetivo de embellecer un lugar o un paisaje. Incluso en estos casos pueden criarse peces, siendo las ya mencionadas tencas y los koi especies muy elegidas gracias a su adaptación al agua estancada.

Los estanques construidos por el hombre, por otra parte, pueden servir para la cría de peces con fines económicos. La producción de truchas, por ejemplo, se lleva a cabo en estanques.

Otra posibilidad que brindan los estanques es reunir agua para el riego. Así es posible recurrir a ellos a la hora de desarrollar actividades agrícolas o tareas vinculadas a la jardinería.

Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Actualizado el 24 de enero de 2023. Estanque - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/estanque/
Buscar otra definición
x