Definición de estrés

Una persona se levanta muy temprano para ir a la oficina y, al salir a la calle, debe lidiar con el tránsito: bocinazos, gritos, coches que avanzan muy despacio, etc. En el trabajo, ocho horas de nerviosismo y esfuerzo. Al llegar a la casa, tiene que limpiar la vivienda y atender a su familia. ¿Consecuencias? Diversas reacciones físicas y emocionales que se conocen como estrés.

Estrés

Este concepto proviene del término inglés stress y esta asociado al estado que se produce a partir de hechos que generan agobio o angustia. Cuando un sujeto recibe demandas que le resultan excesivas, comenzará a sentir ansiedad y a experimentar diversos síntomas.

Los factores que pueden producir el estrés se conocen como estresores y son estímulos que, ya sea de forma directa o por una vía indirecta, desestabilizan el equilibrio del organismo que recibe el nombre de homeostasis.

Algo percibido como una amenaza, un cambio en las funciones propias de la fisiología, la obligación de procesar datos e información de manera inmediata, la presión de un grupo y el confinamiento son algunos de los estresores más comunes.

De esta manera podemos determinar como ejemplo el siguiente: “José Luis estaba viviendo una situación complicada en el trabajo y es que la presión que ejercía sobre él su jefe y el hecho de que no estuviera logrando los objetivos esperados estaban desencadenando en él un auténtico cuadro de estrés”.

En este sentido, además se puede añadir que existen diversos personajes públicos que se han visto en la necesidad de dejar temporalmente sus empleos como consecuencia de estar padeciendo mucho estrés. Entre ellos se encontrarían desde jugadores de fútbol hasta estrellas de cine que no han podido soportar la presión mediática a la que se veían sometidos.

En cuanto a los síntomas generales del estrés, además del estado de ansiedad, se pueden mencionar las dificultades para dormirse y concentrarse, los músculos rígidos, la sensación de no tener aire (ahogo), los problemas para sociabilizar y la irritación casi permanente.

Y eso sin olvidar tampoco que otro de los síntomas más frecuentes que reflejan que una persona se halla inmersa en un estado de ansiedad y estrés es la pérdida excesiva y continuada de cabello. Un perfecto ejemplo de ello es el jugador de fútbol Óscar Dertycia, figura clave en la Selección Argentina así como en diversos equipos europeos, que perdió todo el vello de su cuerpo por una situación como la que hemos citado.

Aunque todas las personas pueden padecer estrés, los expertos sostienen que ciertas características de la personalidad ayudan a que el trastorno no se desencadene. En este sentido, hay que decir que los individuos optimistas y con buena autoestima no suelen sufrir de estrés.

Asimismo, a todo lo citado hay que añadir una serie de trucos o métodos ideales para conseguir superar o paliar el estrés. Entre ellos estarían el hacer ejercicio con cierta frecuencia, someterse a un masaje, tomar un baño caliente, respirar lenta y profundamente, escuchar música de manera relajada, realizar actividades con familiares o amigos y llevar a cabo prácticas físicas que contribuyen a encontrar la paz interior como es el caso del yoga.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2008. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de estrés (https://definicion.de/estres/)