Definición de feromona

El término inglés pheromone procede de la raíz phérein (que se traduce como “llevar”) y la terminación hormone (traducible como “hormona”) de la lengua griega. A nuestro idioma, el concepto llegó como feromona. Así se denomina a una sustancia segregada por un organismo al medio ambiente que ejerce influencia en la conducta de otros integrantes de la misma especie.

Feromona

Las feromonas permiten transmitir señales que buscan generar un cierto comportamiento en otros individuos. Se trata de mensajes químicos que sirven para la comunicación en el seno de una especie.

Se ha confirmado la existencia de feromonas en ratones, hormigas, abejas y otras especies. En el caso del ser humano, por el momento no se pudo demostrar a nivel científico que las personas puedan producir este tipo de sustancias.

El descubrimiento de las feromonas tuvo lugar a fines de la década de 1950. Fueron dos bioquímicos alemanes quienes advirtieron que algunos animales podían emitir moléculas hacia el exterior, influyendo en el comportamiento de otros seres. Se pudo comprobar, por ejemplo, que las hembras de los gusanos de seda segregan una feromona que es captada por los machos a muchos kilómetros de distancia.

Para los científicos, los humanos no pueden detectar este tipo de sustancias químicas en el ambiente: por lo tanto, no hay feromonas que incidan en su psicología o en su accionar. La influencia de ciertos aromas se explica a partir del aprendizaje previo de otros olores característicos. De todos modos, la posibilidad de que haya feromonas humanas aún no ha sido descartada y las investigaciones al respecto se siguen desarrollando.

Partiendo de todo lo expuesto tenemos que incidir en las llamadas feromonas sexuales que son feronomas que son liberadas por un organismo con el claro objetivo de atraer a individuos del sexo contrario para así poder copular o reproducirse.

No obstante, no podemos pasar por alto el hecho de que incluso este tipo de feromonas se han llegado a utilizar en usos tan singulares como los controles de plagas y es que aquellas vienen a ejercer como trampas para atraer a los insectos que forman parte de aquellos.

Asimismo, a la venta tenemos que exponer que existen productos de feromonas sexuales para el ser humano. En concreto, se pueden encontrar a modo de perfume y se considera que la persona que se lo aplique va a conseguir atraer con mayor facilidad a otras personas de cara a poder conocerse, iniciar un ligoteo e incluso tener relaciones sexuales.

Sin embargo, hay que tener claro que los estudios llevados a cabo sobre esas feromonas en humanos no han venido a demostrar que esos productos que hay a la venta resulten efectivos en cuanto al propósito con el que se han creado.

De la misma manera, tampoco hay que olvidarse de la existencia de feromonas para gatos, que vienen a ser una réplica de las que segregan esos felinos para calmarse. En concreto, se venden para lograr que esos animales dejen de lado miedos, no se sientan estresados, para que estén relajados durante un viaje en transportín…

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de feromona (https://definicion.de/feromona/)

Buscar otra definición