Definición de granizo

Lo primero que vamos a hacer antes de adentrarnos en el significado del término granizo es conocer su origen etimológico. En este caso, podemos exponer que se trata de una palabra que procede del latín, exactamente de “granun”, que puede traducirse como “semilla” o “grano”.

Granizo

Se denomina granizo al agua congelada que cae de las nubes en forma de granos de distintos tamaños. Se trata de una precipitación diferente a la nieve, que desciende como copos.

El granizo, por lo tanto, es una precipitación sólida. Se compone de pequeñas esferas de hielo, con un diámetro habitual de entre cinco y cincuenta milímetros. El granizo se genera en las nubes de tipo cumulonimbo.

Para que se produzca la formación del granizo, hay partículas sólidas que los vientos ascendentes arrastran hacia el interior del cumulonimbo, donde se les adhieren partículas de agua. A medida que estas partículas ascienden, la temperatura baja y se produce el congelamiento. Ya formado el granizo, cuando alcanza el sector superior del cumulonimbo cae hacia la superficie por su peso.

En algunos casos, cuando el granizo empieza a descender por la nube, se va descongelando y se vuelve líquido. Otra corriente ascendente puede volver a depositarlo en la zona alta de la nube, donde nuevamente se añade agua que se congela. De esta manera el granizo va sumando capas hasta que, con el peso suficiente, se precipita.

Hay algunos rincones del planeta donde es frecuente que se produzcan granizos. En concreto, podemos destacar lugares tales como el sur de Chile, ciudades como Potosí y Quito, el sur de Australia, Serbia, Croacia…

Otra singularidad que merece la pena conocer de los granizos es que las nubes que los descargan son muy características. En concreto, se identifican porque poseen formas verticales y porque se hallan compuestas por una columna de aire húmedo y cálido que tiene la particularidad de elevarse en forma de espiral.

El granizo puede provocar diversos inconvenientes. La caída de estas esferas de hielo puede causar lastimaduras en las personas y daños materiales en los techos de las casas y en los automóviles, por ejemplo. Esto se debe a la violencia del impacto por la velocidad de la caída y el peso del hielo. Al acumularse en la superficie, el granizo también causa otros trastornos, entre ellos dificultades para circular por la vía pública o el bloqueo de desagües.

De la misma manera, no podemos pasar por alto tampoco que las tormentas de granizo causan mucho daño en el campo ya que, además de poder herir al ganado, pueden acabar con los cultivos.

Es curioso conocer que durante la Edad Media se intentaba evitar las tormentas de granizo. ¿Qué métodos se empleaban para ello? Pues desde disparar cañones, porque se creía que el fuego de estos podía evitar aquellas, hasta hacer sonar lo que eran las campanas de la iglesia.

No obstante, desde aquella época hasta ahora se han intentado utilizar distintos métodos para poder evitar las citadas tormentas de granizo. Sin embargo, no podemos pasar por alto que hasta el momento ninguno de esos ha resultado realmente efectivo.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de granizo (https://definicion.de/granizo/)

Buscar otra definición