Definición de grato

Si importante es conocer el significado del término grato que ahora nos ocupa, no lo es menos descubrir su origen etimológico. En este caso, tenemos que exponer que procede del latín, en concreto de la palabra “gratus”, que puede traducirse como “agradable”.

Grato

Grato es un adjetivo que se emplea para calificar a aquello que resulta interesante, placentero o ameno.

Por ejemplo: “Les agradezco mucho esta fiesta sorpresa, he vivido un momento muy grato”, “No me resultó grato tener que despedir a dos trabajadores, pero fue una orden de mi jefe”, “Guardo un grato recuerdo de mis días en Madrid”.

Numerosos son los sinónimos que existen del término grato. Así, además de los ya indicados, podemos hacer hincapié en otros tales como gustoso, cómodo, apacible, querido, plácido, tranquilo…Por el contrario, entre sus antónimos se pueden destacar palabras como aburrido, desagradable, fastidioso, incómodo, irritante o enojoso, entre otras.

Lo grato, en definitiva, es agradable. Si una mujer se reúne con las amigas de su escuela secundaria y disfruta una noche divertida compartiendo anécdotas, puede decir que participó de un “encuentro grato”. En cambio, si en dicha cena termina discutiendo y peleándose con sus antiguas compañeras, no podrá calificar la reunión del mismo modo.

De una manera similar, un hombre que viajó en un avión que no enfrentó ninguna contingencia meteorológica y que pudo dormir durante todo el trayecto, podrá afirmar que tuvo un “vuelo grato”, a diferencia de otro sujeto que sufrió turbulencias violentas y un aterrizaje de emergencia en su aeronave.

Un ciudadano no grato o persona no grata, por otra parte, es alguien que es rechazado por una institución o asociación. Se trata de un individuo considerado indeseable por su historia, sus actitudes, sus acciones o sus expresiones: por eso se pretende tenerlo lejos.

Tomemos el caso de un jefe militar condenado por la Justicia por los crímenes que cometió en el marco de gobierno de facto del cual formaba parte. Años después de dicha condena, un presidente constitucional decide indultarlo, permitiéndole recuperar la libertad. Cuando este militar sale de prisión y se dispone a regresar a su pueblo natal, las autoridades de la ciudad lo declaran “ciudadano no grato” para expresarle su repudio.

De la misma manera, no podemos pasar por alto que Grato también aparece en el nombre completo de algunas personas. Buen ejemplo de eso es la figura de Valerio Grato, el que fuera predecesor de Poncio Pilatos como prefecto de Judea. Concretamente ejerció como tal durante el periodo comprendido entre el año 15 hasta el 26.

Una figura histórica esa que aparece de forma contundente en la novela “Ben-Hur”, publicada en el año 1880 y que fue escrita por el autor estadounidense Lewis Wallace. Obra que narra la vida de un príncipe judío y que consiguió tal éxito de ventas que incluso llegó a adaptarse al cine en varias ocasiones, aunque fue la versión de 1959, protagonizada por Charlton Heston, la que logró un enorme éxito. Tanto es así que logró once premios Oscar.

En concreto, en esas obras Valerio Grato se presenta como un prefecto duro e incluso muy cruel capaz de todo con tal de conseguir sus objetivos.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de grato (https://definicion.de/grato/)

Buscar otra definición