Definición de juicio abreviado

Un juicio es un proceso judicial que surge a partir de un conflicto de intereses o una controversia. En el marco de dicho procedimiento un juez o un tribunal se encargan de emitir un fallo que resuelve el enfrentamiento entre las partes. Abreviado, por otra parte, es un adjetivo que alude a algo resumido, acortado o acotado.

Juicio abreviado

La idea de juicio abreviado aparece en ciertas legislaciones. Así se denomina a un proceso que se encuentra contemplado en la ley procesal y que puede concretarse en determinados casos cuando se establece un acuerdo entre el Ministerio Público (Procuraduría General o Fiscalía General), el imputado y su abogado.

En un juicio abreviado, el fiscal acusa al imputado por un hecho y tipifica el delito, reclamando una pena. El imputado, por su parte, admite su participación y culpabilidad en el hecho en cuestión y puede aceptar la pena o negociarla. Una vez alcanzado un acuerdo, se realiza una audiencia con el tribunal o el juez para que dicte la sentencia homologada.

La ventaja que ofrece un juicio abreviado es que reduce el tiempo de resolución, agilizando el procedimiento. De esta manera se evita un juicio que puede extenderse de forma prolongada. Entre los aspectos negativos, suele mencionarse que la confesión del imputado se produce solamente como una herramienta para mejorar su situación procesal.

La justificación de la existencia de los juicios abreviados es que, para el Estado, es imposible garantizar que la totalidad de los casos concluyan con la realización de un debate oral y público. El juicio abreviado aparece como un mecanismo simplificado, utilizado sobre todo en delitos menores y de poca complejidad probatoria. Para el imputado, implica la renuncia al derecho constitucional de tener un juicio oral y público.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de juicio abreviado (https://definicion.de/juicio-abreviado/)

Buscar otra definición