Definición de magnánimo

El adjetivo magnánimo, que tiene su origen etimológico en el vocablo latino magnanĭmus, permite calificar a quien posee o evidencia magnanimidad. Se denomina magnanimidad, en tanto, a la bondad o benevolencia.

Magnánimo

Un individuo magnánimo, de este modo, es altruista, generoso y/o misericordioso. A aquello que caracteriza a un sujeto con estas cualidades también se lo denomina magnánimo.

Por ejemplo: “Todos en el pueblo recuerdan a mi abuelo como un hombre magnánimo que siempre estaba dispuesto a ayudar al prójimo”, “El director de la escuela fue magnánimo, aceptó las disculpas de los estudiantes y evitó sancionarlos”, “En un acto magnánimo, un reconocido empresario decidió donar su fortuna para contribuir a la reconstrucción de la ciudad que quedó destruida por el sismo”.

Se puede decir que la magnanimidad está asociada a un espíritu elevado. Se trata de una virtud que permite disponer el ánimo con fines positivos o para concretar acciones valiosas desde una perspectiva moral.

Magnánimo, por otra parte, es un epíteto que emplearon varios nobles, príncipes y reyes a lo largo de la historia. Alfonso V de Aragón (1396-1458), rey de Aragón y otras regiones, era conocido como el Magnánimo, por citar un caso.

Durante el Renacimiento, se apodó el Magnánimo al príncipe Felipe I de Hess (1504-1567). El último emperador brasileño, por otro lado, fue Pedro II de Brasil (1825-1891), llamado el Magnánimo.

El uso de este epíteto es usual en diferentes culturas. En este sentido, cabe resaltar que es habitual que el título de Mahatma sea traducido como Magnánimo. Puede hablarse, en este marco, de Mohandas Karamchand Gandhi, popularmente llamado Mahatma Gandhi.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2020.
Definicion.de: Definición de magnánimo (https://definicion.de/magnanimo/)

Buscar otra definición