Definición de manumisión

Manumisión es el acto y el resultado de manumitir: otorgarle la libertad a una persona que estaba sometida a la esclavitud. El término procede del latín manumissio.

Manumisión

Un esclavo es un individuo que se encuentra dominado por otro (su amo): es decir, no tiene libertad. El esclavo, por lo tanto, es propiedad del amo, quien aprovecha la fuerza de trabajo del sujeto.

La manumisión, en este marco, es el proceso que posibilita la liberación del esclavo. Así, gracias a la manumisión, el esclavo puede transformarse en un liberto.

Diversos motivos permitían la manumisión en la Antigua Roma. En ocasiones, el esclavo alcanzaba su independencia por un mérito extraordinario o por algún servicio prestado. En otros casos, el amo otorgaba la manumisión por su propia decisión y conciencia.

Luego de la manumisión, un antiguo esclavo podía ascender en la sociedad romana. De todos modos, lo habitual era que solo lograra integrarse a la plebe y que incluso continuara trabajando para quien era su propietario, reconvertido en su patrón.

Con la denominada manumisión civil, el flamante liberto adquiría el estatus de ciudadano de Roma. Con la manumisión pretoria, en cambio, el exesclavo no alcanzaba esa condición y además estaba obligado a legar la totalidad de sus bienes a su anterior amo al morir.

La manumisión, en definitiva, era una vía de extinción de la esclavitud. Gracias a ella, quien era esclavo dejaba de serlo y pasaba a gozar de una libertad individual hasta entonces inexistente para él, debido a que antes no era más que una propiedad de su dueño.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2020.
Definicion.de: Definición de manumisión (https://definicion.de/manumision/)

Buscar otra definición