Definición de marea

La etimología de marea nos lleva al vocablo francés marée. La marea es el movimiento que realizan las aguas del mar al descender y ascender de forma alternativa y periódica. Dicha oscilación es una consecuencia de la atracción ejercida por la luna y por el sol.

Marea

Los objetos que disponen de masa son atraídos entre sí por el fenómeno natural conocido como gravedad. La luna y el sol, en este marco, ejercen fuerzas de atracción gravitatoria sobre el planeta Tierra: la marea es el efecto de estas fuerzas sobre los océanos.

Debido a estas fuerzas, se desarrollan las mareas y el nivel del mar cambia con periodicidad. Es importante tener en cuenta que también se registran modificaciones por las lluvias, los vientos y otros factores que no están vinculados a las mareas.

Al ascenso continuo y lento de las aguas marinas se lo denomina flujo. Cuando el mar alcanza su altura máxima, se llega a la pleamar o marea alta. A partir de este punto, se inicia el descenso progresivo, denominado reflujo. La altura mínima, en tanto, recibe el nombre de bajamar o marea baja. Luego vuelve a desarrollarse el flujo y así sucesivamente.

Desde la marea alta hasta la marea baja (y viceversa) transcurren aproximadamente seis horas. Cabe resaltar que el flujo se debe al aumento progresivo de la atracción solar y/o lunar, mientras que el reflujo está relacionado a la disminución progresiva de dicha atracción.

Se llama marea roja, por otra parte, a la propagación de microalgas en el agua en una región determinada. Estos microorganismos generan toxinas que afectan a moluscos: si una persona después ingiere estos animales, puede intoxicarse.

La marea negra, por último, aparece cuando se produce un derrame de petróleo en el agua. Estos accidentes dañan el ecosistema de diversas maneras.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de marea (https://definicion.de/marea/)

Buscar otra definición