Definición de motilidad

La noción de motilidad proviene del vocablo inglés motility. El término refiere a la capacidad de moverse: desplazarse para abandonar un lugar y pasar a ocupar otro diferente.

Motilidad

En el ámbito de la medicina, la motilidad alude de manera específica a la facultad de desarrollar movimientos coordinados y con un cierto grado complejidad. En este marco, el concepto se vincula a la motricidad.

Para la biología, la motilidad es la destreza para moverse de forma independiente y espontánea. Aquello que tiene motilidad, por lo tanto, se puede mover.

La motilidad celular es clave para que los órganos y los tejidos puedan formarse. Las células están en condiciones de responder ante los estímulos del ambiente, desplazándose a través de movimientos contráctiles, vibrátiles o de otro tipo.

Los espermatozoides, por ejemplo, son células que tienen motilidad. Estos gametos masculinos disponen de un flagelo que les brinda movilidad y que les permite “nadar” con libertad para fecundar a un óvulo.

La idea de motilidad gastrointestinal, por otra parte, hace alusión a la acción que desarrolla el aparato digestivo para que los alimentos que se introducen en la boca terminen llegando, una vez que se realizó la digestión, al ano para su expulsión. Gracias a la actividad que desarrollan ciertas células, el quimo o bolo alimenticio se va desplazando.

En la motilidad gastrointestinal intervienen varios órganos de manera coordinada. Cuando el pasaje de la comida a través del intestino se produce con retardo o demasiado rápido, se habla de un trastorno de motilidad. Cabe destacar que existen fármacos que contribuyen a regularizar las funciones.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de motilidad (https://definicion.de/motilidad/)

Buscar otra definición