Definición de novación

Con origen en el vocablo latino novatĭo, la palabra novación se utiliza para hacer referencia al acto y resultado de novar. Este verbo se emplea en el ámbito del Derecho para referir al hecho de reemplazar, con otra, una obligación otorgada con anterioridad. A partir de esta situación, la primera obligación queda anulada por medio del acto.

Novación

La novación, por lo tanto, consiste en la modificación, traspaso o reemplazo de una obligación de orden jurídico por parte de otra obligación posterior. Cuando desaparece esa obligación, se habla de novación extintiva o propia. En cambio, si es la obligación primaria la que se cambia, estamos ante una novación de tipo modificativo o impropia.

El origen de la novación lo encontramos ya en el Imperio Romano donde consiguió adquirir un gran protagonismo dentro del Derecho que regía aquel. En él se establecía que aquella se utilizaba de manera clara y certera para proceder a modificar el vínculo de obligación que se había establecido entre dos partes claramente diferenciadas.

No obstante, tampoco podemos pasar por alto que también toma protagonismo en el conocido como Derecho Germánico. Un campo donde esta acción que ahora nos ocupa estaba claramente marcada por tres premisas o figuras de tipo jurídico: la asunción de la deuda, el contrato de modificación y la cesión de crédito.

Puede dividirse además entre novaciones subjetivas (que, a su vez, se subdividen en activas o pasivas), novaciones objetivas o novaciones mixtas. A las denominadas novaciones objetivas se las entiende como un contrato a través del cual se logra evitar la obligación original con un reemplazo basado en otra obligación con ejes diversos.

Para que pueda existir la novación, debe haber una obligación a extinción. Con la novación, nace una obligación nueva que difiere de la antigua. Es importante tener en cuenta que las partes deben tener la intención y la capacidad necesaria para novar.

Esta es la principal premisa que tiene que existir para que se pueda llevar a cabo una novación. No obstante, no es la única. Así, se necesitan otros requisitos tales como que se produzca una nueva obligación que, por supuesto, debe ser diferente a la antigua.

Una vez concretada la novación, genera varios efectos. Por un lado, el deudor que estaba en mora deja de estarlo. El plazo de prescripción queda extinto y se establece un nuevo plazo a partir de la nueva obligación.

La novación de hipoteca es una de las más habituales y consiste en modificar las condiciones de una hipoteca sin cambiar de entidad financiera. Las modificaciones que pueden realizarse dependen de la legislación de cada país.

En el caso de los cambios que se pueden producir al llevar a cabo la novación de la hipoteca en España habría que destacar el tipo de interés, las ampliaciones de capital, el índice de referencia o el plazo de lo que es la amortización tanto en ampliación como en reducción.

Todo este proceso dará lugar a que se produzca una serie de gastos de obligatorio abono tales como la correspondiente comisión que establece la entidad bancaria, de notario en lo que respecta al registro de la propiedad, las tareas de gestoría y finalmente los precios de tasación.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de novación (https://definicion.de/novacion/)
Top