Definición de pálido

El adjetivo pálido, cuya raíz etimológica se encuentra en el latín pallĭdus, permite calificar a aquel que presenta la piel de su rostro con un color más claro o de un tono más blanquecino de lo habitual. Dicha particularidad puede deberse a un problema de salud.

Pálido

Muchas causas pueden provocar que un individuo esté pálido. Lo habitual es que se trate de un trastorno pasajero y que no demande atención médica; sin embargo, en algunos casos es necesaria la intervención de un profesional y el desarrollo de un tratamiento.

Por lo general la palidez se vincula a una caída de la irrigación sanguínea de la piel, aunque también puede asociarse a una disminución del número de glóbulos rojos en el organismo. Un bajo nivel de azúcar en sangre, la anemia y la hipotermia, por ejemplo, hacen que un sujeto se ponga pálido.

El tratamiento dependerá del motivo de la palidez. Cuando quien está pálido tiene además otros síntomas, o adquiere la palidez de manera súbita y generalizada, es conveniente consultar a un médico.

Se califica como pálido, por otra parte, a un color de poca intensidad. Así puede hablarse de azul pálido, verde pálido, etc.

A la falta de firmeza, definición, ímpetu o energía, por último, también se alude como pálido, al igual que a aquello que resulta pobre o insuficiente: “Fue un partido pálido, de escasas emociones”, “No tengo más que un pálido recuerdo de mi abuelo Juan ya que murió cuando yo era un niño”, “El equipo obtuvo pálidos resultados en su gira internacional”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de pálido (https://definicion.de/palido/)

Buscar otra definición