Definición de persignación

La persignación es el acto y el resultado de persignarse: es decir, realizar la señal de la cruz. Esta señal, en tanto, representa la cruz en la cual falleció Jesucristo.

Persignación

Puede afirmarse que la señal de la cruz es un ritual compartido por diversas ramas del cristianismo. De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), signar o persignar implica hacer la señal de la cruz sobre algo o alguien.

La idea de persignación también puede aludir a una forma específica de persignarse: hacer, con los dedos pulgar e índice cruzados de la mano derecha o únicamente con el pulgar, tres cruces: la primera se realiza en la frente, la segunda en la boca y la tercera en la zona del pecho, rogando a Dios que aleje a los enemigos.

Cuando la persona traza una cruz sobre su cuerpo con la mano derecha, acompañando el movimiento con una invocación a la Santísima Trinidad (“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén”), lo que hace es santiguarse. Así, el creyente toca su frente (“En el nombre del Padre”), luego su pecho (“del Hijo”) y después su hombro izquierdo y el derecho (“y del Espíritu Santo”), finalizando en su boca (“Amén”).

En algunos casos se establece una distinción entre signarse (la acción mencionada líneas arriba simplemente como persignarse) y persignarse (el proceso que incluye signarse e inmediatamente después, santiguarse). En este caso, la persignación se emplea en ocasiones específicas, como el viacrucis o el comienzo del rosario. Coloquialmente, de todos modos, se suele aludir a la persignación cuando alguien realiza la señal de la cruz sobre sí mismo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de persignación (https://definicion.de/persignacion/)

Buscar otra definición