Definición de

Propulsión

Propulsión es el proceso y el resultado de propulsar. Este verbo tiene su origen etimológico en el latín propulsare, que significa “impulsar con fuerza algo para que se mueva hacia adelante” y es fruto de la suma de los siguientes elementos:

  • El prefijo pro-, que puede traducirse como “hacia adelante”.
  • El verbo pulsar, que es sinónimo de “batir”.

Propulsar, por tanto, refiere al impulso que se le da a algo para que avance o se desplace, ya sea en sentido físico o simbólico. La propulsión, por lo tanto, es un desplazamiento que se produce mediante la acción de una fuerza.

Jet ski

La propulsión está asociada a un impulso que permite el desplazamiento.

La propulsión humana

Se conoce como propulsión humana a aquella que se genera mediante la fuerza de los músculos de una persona. Este tipo de tracción está presente en las canoas, las patinetas o skates, las bicicletas y muchos otros vehículos. La propulsión humana no sólo es económica, sino que también resulta saludable ya que la actividad física aporta beneficios al organismo.

Entre esos otros tipos de vehículos que funcionan mediante lo que se ha dado en llamar propulsión humana nos encontramos también con las embarcaciones que van a remos, el caso de las piraguas, o con los patines en línea.

Deporte acuático

La natación se desarrolla mediante la propulsión humana.

La natación

La natación es uno de los deportes donde la propulsión humana es clave. Y es que la persona en cuestión necesita llevarla a cabo para poder desplazarse en el agua venciendo así la resistencia que le presenta. Para poder conseguir dicho desplazamiento es fundamental que el nadador realice determinados movimientos tanto con sus extremidades inferiores como con las superiores.

Más específicamente podemos señalar que en el campo de la natación se considera que existen distintos tipos de propulsión:

  • Teniendo en cuenta la clase de movimiento, se encuentran la tijera, el pedaleo, la patada… Es más, esta clasificación se puede subdividir si se parte del número de miembros que se utilizan para realizar aquel, lo que daría lugar a propulsión de uno o dos brazos y de una o dos piernas.
  • En base a las acciones realizadas con los brazos, pueden ser simultáneas, alternativos, largas, cortas, aéreas…
  • Si lo que se tiene en consideración es la posición del cuerpo, se puede determinar que la propulsión puede ser lateral, ventral, dorsal o vertical.

Otros tipos de propulsión

La propulsión a chorro, por su parte, se lleva a cabo a través de un motor de reacción. Esta clase de motores funciona con la descarga de fluidos a alta velocidad: dichos chorros provocan el empuje que permiten movilizar un vehículo. Los aviones tipo jet, por ejemplo, funcionan con propulsión a chorro.

Otra clase de propulsión es la propulsión nuclear. Como su nombre lo indica, en este caso la propulsión es provocada por una reacción nuclear, que se desarrolla en cadena y de manera controlada mediante dispositivos conocidos como reactores. Existen embarcaciones y submarinos que se mueven gracias a la propulsión nuclear.

Cuando la propulsión se desarrolla por medios que, al menos en la actualidad, no son convencionales o su uso no es masivo, se habla de propulsión alternativa. Los vehículos que funcionan con energía solar o con hidrógeno constituyen ejemplos de esta propulsión.

Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y María Merino. Actualizado el 15 de enero de 2024. Propulsión - Qué es, tipos, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/propulsion/
Buscar otra definición
x