Definición de quiescente

El adjetivo quiescente, que procede del vocablo latino quiescens, se utiliza para calificar a aquello que, contando con la posibilidad de moverse o accionar por su propia cuenta, se encuentra en reposo. El concepto suele emplearse en el ámbito de la biología.

Quiescente

Una célula quiescente, de este modo, se halla en una fase fisiológica conocida como G0. Se trata de un estado vegetativo, sin división celular. Ciertas clases de células, como las neuronas, se tornan quiescentes al llegar a la madurez.

Cuando una célula está en la fase G0, no se replica. La célula quiescente puede volverse inactiva si el organismo no requiere nuevas células (y, por lo tanto, no se necesita la división celular). Dicho periodo es temporal, ya que la célula retoma su actividad y cambia de fase si se produce una modificación de las condiciones. Esto quiere decir que las células quiescentes están preparadas para retornar al ciclo celular, a diferencia de las llamadas células senescentes (que están deterioradas o ya envejecieron).

La quiescencia también aparece en ciertos insectos. En este caso, el animal quiescente interrumpe su actividad frente a un marco desfavorable, como la falta de comida o las temperaturas extremas.

El insecto quiescente se adapta así al entorno. Esta es una respuesta a corta plazo como mecanismo de subsistencia.

Un mieloma múltiple quiescente, por último, es un trastorno vinculado a la proliferación asintomática de células plasmáticas. Esta afección, dependiendo de determinados parámetros, puede derivar en el desarrollo de un mieloma múltiple sintomático (un cáncer de células plasmáticas).

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2019.
Definicion.de: Definición de quiescente (https://definicion.de/quiescente/)

Buscar otra definición