Definición de célula animal

Antes de proceder a determinar el significado del término célula animal, se hace necesario llegar a descubrir el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma:
-Célula proviene del latín. Exactamente deriva de “cellula”, que significa “pequeña celda”. Se forma a partir de la suma del sustantivo “cella”, que puede traducirse como “celda”, y del sufijo diminutivo “-ula”.
-Animal, por otro lado, también deriva del latín. En concreto, procede de “animal, animalis”.

Celula animal

Las células son las unidades fundamentales con capacidad de reproducción independiente que forman a los seres vivos. Se trata de elementos microscópicos que presentan un núcleo y un citoplasma, los cuales están encerrados en una membrana. Un animal, por otra parte, es un ser vivo que puede desplazarse por su propio impulso y que siente.

Las células animales, por lo tanto, son aquellas que se encuentran en los tejidos de este tipo de organismos. Las células vegetales, en cambio, componen los tejidos de las plantas.

Al contar con un núcleo definido por la existencia de una membrana nuclear, las células animales forman parte del grupo de las células eucariotas (también llamadas células eucariontes). En la membrana nuclear, que es porosa, se encuentra la información genética. Las células procariotas, por su parte, no disponen de membrana nuclear y su información genética está dispersa en el citoplasma.

En el interior de una célula animal, en definitiva, es posible reconocer varias estructuras. Por un lado existe la membrana celular, que constituye la envoltura de la célula y la delimita. Adentro se hallan el núcleo celular (con la membrana nuclear que encierra al nucleoplasma, donde se ubican el nucléolo y la cromatina) y el citoplasma (donde se pueden distinguir diversos orgánulos, como los ribosomas; los centriolos; el retículo endoplasmático rugoso y liso; el aparato de Golgi; los lisosomas; y las mitocondrias).

La falta de paredes celulares rígidas hace que las células animales tengan la capacidad de adquirir formas muy diversas. En ciertos casos, estas células incluso pueden fagocitar otras estructuras.

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto otra serie importante de datos sobre la célula animal como son los siguientes:
-Se considera que, de promedio, existen unos 200 tipos de células animales.
-Dentro de las células animales podemos establecer que hay una clasificación que las agrupa en cuatro: las células musculares, las células sanguíneas, las células nerviosas y las células epiteliales.
-Del mencionado aparato de Golgi hay que destacar que tiene unas funciones realmente importantes. Y es que se encarga de la modificación de proteínas, de la producción de membrana plasmática, de la secreción celular y de la formación de limosomas. No menos relevante es que se divide en tres regiones: la región trans-Golgi, la región cis-Golgi y la región medial.
-Es interesante saber que, por regla general, las células animales se diferencian de las vegetales en que cuentan con un diámetro inferior. Además, hay que tener claro que cuentan con el objetivo de llevar a cabo una función realmente definida.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de célula animal (https://definicion.de/celula-animal/)

Buscar otra definición