Definición de médula ósea

Antes de entrar de lleno en el significado del término médula ósea, vamos a conocer el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma:
-Médula, en primer lugar, deriva del latín, exactamente de “medulla”. Se usaba para referirse tanto a la médula como a la parte interior de los tallos y de las raíces de las diferentes plantas.
-Ósea, en segundo lugar, también procede del latín. En su caso, procede de “osseus”, que es el resultado de la suma de dos componentes léxicos de dicha lengua: el sustantivo “ossum”, que puede traducirse como “hueso”, y el sufijo “-eo”, que se usa para indicar “perteneciente a”.

Médula ósea

Se llama médula ósea a la materia blanda que se encuentra en el interior de los huesos. Esta sustancia orgánica aparece como médula roja (que produce las células de la sangre) y como médula amarilla (también denominada tuétano).

Cerca del 4% de la masa corporal de un adulto corresponde a la médula ósea. Allí se producen aproximadamente 500.000 millones de hematíes al día.

Es importante saber que la médula ósea produce células sanguíneas como son los glóbulos blancos, que luchan contra las infecciones; los glóbulos rojos, que son los que transportan el oxígeno, y las plaquetas, que son las encargadas de evitar sangrados en el organismo.

En la médula ósea roja tiene lugar la eritropoyesis: es decir, la producción de eritrocitos (glóbulos rojos o hematíes). Al contener células madres, también genera el resto de las células sanguíneas, como las plaquetas y los leucocitos. La médula ósea amarilla, en tanto, es un tejido orgánico adiposo que se halla en los huesos largos.

Es importante mencionar que la médula ósea puede verse afectada por enfermedades como la leucemia y la tuberculosis. Lo habitual es que, para realizar un diagnóstico, se extraiga una muestra de médula ósea roja con una aguja que ingresa en el hueso iliaco.

Para regenerar el sistema nervioso central es posible apelar a un trasplante de médula ósea. Cuando existe compatibilidad entre el donante y el receptor, se extrae médula ósea del donante (vivo) a través de una punción y aspiración que suele realizarse en la cadera o el esternón. Dicha médula luego es trasfundida al receptor.

Para poder ser donante de médula ósea, se hace necesario que esa persona tenga una edad comprendida entre los 18 y los 50 años, que pese más de 50 kilos y que cuente con un buen estado de salud. Asimismo, para poder serlo será necesario que aquella cuente con el HLA de las células a donar, la llamada ‘huella genética’ de esas. Y es que ese elemento será el factor que determinará, llegado el momento, que ese donante es compatible con el receptor del trasplante. De ahí que si hay compatibilidad, dicha intervención pueda llevarse a cabo.

Cabe destacar que no hay que confundir la médula ósea con la médula espinal. Se llama médula espinal a un cordón que es la continuación del encéfalo y que transmite los impulsos nerviosos a los nervios raquídeos.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2019. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de médula ósea (https://definicion.de/medula-osea/)

Buscar otra definición