Definición de violencia juvenil

La violencia (del latín violentĭa) es un comportamiento deliberado que se ejecuta con fuerza o ímpetu y que puede generar daños físicos o emocionales al prójimo. El acto violento se hace contra la voluntad o el gusto de la víctima. Un insulto, un empujón o un golpe son acciones violentas.

Violencia juvenil

Juvenil, por otra parte, es aquello perteneciente o relativo a la juventud. Se trata de la edad que se sitúa entre la infancia y la vida adulta, aproximadamente entre los 15 y los 25 años. No existen, de todas formas, límites precisos para definir a la juventud ya que, en determinados aspectos, las personas de unos 40 años aún siguen siendo jóvenes.

La violencia juvenil, por lo tanto, está constituida por los actos violentos que realizan los jóvenes y que suelen afectar a otros jóvenes. Algunos expertos sostienen que la violencia es una característica innata del ser humano; es decir, hasta los niños son violentos por naturaleza.

La sociedad, sin embargo, cuenta con mecanismos para reprimir dicha condición violenta y evitar el enfrentamiento. Cuando esos mecanismos fallan, la violencia no puede controlarse y genera numerosas víctimas.

Varias son las circunstancias que se establecen como posibles causas de la llamada violencia juvenil. No obstante, entre las más importantes se encuentran las siguientes:
• El ambiente familiar. El hecho de que los progenitores sean de un marcado tipo de carácter y personalidad y que en el seno del hogar se vivan situaciones violentas son dos de los motivos que pueden llevar a un joven a ser también violento.
• Las carencias afectivas. Cuando un adolescente ha tenido y tiene falta de cariño en su entorno también es mucho más proclive a llevar a cabo actos de violencia juvenil.
• El entorno social. Quienes se encuentran viviendo en barrios y zonas conflictivas con altos índices de criminalidad también es frecuente que tengan mucha más tendencia a verse envueltos en actos similares.
• Hábitos no saludables. Con ello nos referimos tanto al consumo de alcohol como a la drogadicción.
• Presión social. El hecho de encontrarse en un círculo de amigos donde la violencia juvenil sea la nota dominante, es lo que puede hacer que cualquier chaval se vea presionado por aquel para también acometer actos delictivos de ese tipo.

El no poder controlar los impulsos o el no poseer conciencia son también motivos que pueden hacer que un adolescente lleve a cabo acciones de este tipo de violencia. Esta, por su parte, puede ser de dos tipos: física, que es la que se manifiesta a través de golpes y daños corporales de distinta clase, y psicológica, que es más difícil de detectar y que es la que se acomete mediante insultos, humillaciones o amenazas, por ejemplo.

En el caso de la violencia juvenil, la falta de mecanismos sociales para la contención de los jóvenes hace que éstos se reúnan en grupos o comunidades (como las pandillas) y que desarrollen un comportamiento violento que no conoce límites.

Las escuelas secundarias suelen ser escenario de la violencia juvenil, con acoso y agresiones a aquellos que pertenecen a un grupo rival o que simplemente mantienen un comportamiento diferente al propio.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de violencia juvenil (https://definicion.de/violencia-juvenil/)