Definición de

Visitante

Un visitante es una persona que entra o llega a un lugar, ya sea uno físico como un museo, una ciudad, un parque, entre otros, o uno virtual como un sitio web. Su propósito puede variar; por ejemplo, puede tratarse de turismo, negocios, educación o recreación. Esta noción implica que la persona está temporalmente en el sitio y puede interactuar con él de alguna manera.

Mujer mirando los horarios de los vuelos en el aeropuerto

Los turistas, nacionales o internacionales, son visitantes.

Si tienes poco tiempo, revisa el índice o el resumen con los puntos clave.

Turista

El concepto de turista se refiere a una persona que viaja fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea dentro de su propio país (turismo nacional) o a otro país (turismo internacional), con el objetivo principal de recreación, ocio, cultura, negocios u otras actividades no remuneradas.

Por otra parte, existe el turismo rural, el conjunto de actividades que tienen lugar en áreas rurales o en entornos naturales. Estas experiencias ofrecen a los visitantes la oportunidad de alejarse del bullicio de las ciudades y disfrutar de la tranquilidad, la belleza de los paisajes naturales y actividades como senderismo, observación de aves y agricultura.

Este tipo de turismo busca promover la conservación del medio ambiente, el desarrollo sostenible de las comunidades locales y la preservación de la cultura y las tradiciones rurales.

El turista puede acceder a una oficina de turismo (o centro de información turística), un puesto público o privado que proporciona asistencia a los visitantes de una determinada área geográfica. Allí puede solicitar un mapa o un folleto turístico, además de consejos y recomendaciones para tener una experiencia satisfactoria y memorable.

Turismo nacional vs internacional

Las diferencias entre el turismo nacional y el internacional son significativas y se relacionan principalmente con el lugar de origen y destino de los viajeros, así como con los factores que influyen en sus decisiones.

  • Lugar de origen y destino:
    • turismo nacional: viajes dentro de las fronteras del propio país. Por ejemplo, un residente de Madrid que viaja a Barcelona para unas vacaciones es un turista nacional en España;
    • turismo internacional: viajes a un país diferente al de residencia habitual. Por ejemplo, un ciudadano de México que viaja a Francia para visitar París se consideraría un turista internacional.
  • Factores económicos y culturales:
    • turismo nacional: suele estar influenciado por factores económicos, como la disponibilidad de tiempo y recursos para viajar, así como por factores culturales y regionales que pueden motivar a las personas a explorar su propio país;
    • turismo internacional: implica consideraciones adicionales, como la necesidad de obtener pasaportes, visas y divisas extranjeras, así como adaptarse a diferentes idiomas, culturas y costumbres.
  • Impacto económico:
    • turismo nacional: contribuye significativamente a la economía interna del país, generando ingresos a través del gasto en alojamiento, transporte, alimentación, entretenimiento y actividades turísticas dentro del país;
    • turismo internacional: además de los ingresos generados por el gasto de los turistas en el país visitado, el turismo internacional puede tener un impacto en la balanza de pagos y en la percepción global del país como destino turístico.
  • Desarrollo y promoción turística:
    • turismo nacional: los esfuerzos de desarrollo y promoción turística están dirigidos a atraer a los residentes nacionales a diferentes regiones dentro del país, destacando la diversidad de destinos y experiencias disponibles;
    • turismo internacional: requiere estrategias específicas de marketing y promoción dirigidas a audiencias extranjeras, destacando los atractivos turísticos únicos del país y facilitando la accesibilidad y la experiencia para los turistas internacionales.
Cabina de avión con pasajeros

Quien visita una ciudad por motivos laborales es un viajero de negocios.

Viajero de negocios

El viajero de negocios es aquella persona que se desplaza a diferentes lugares, ya sea dentro de su propio país o en el extranjero, con el propósito principal de realizar actividades relacionadas con su trabajo. Tiene necesidades específicas que difieren de las de un turista convencional, ya que su viaje está orientado hacia objetivos profesionales.

Cuando un viajero de negocios va al extranjero, una de las primeras consideraciones es el hospedaje. Los hoteles suelen ser la opción preferida, ya que ofrecen comodidades y servicios adaptados a sus necesidades, como conexión a Internet de alta velocidad, espacios de trabajo adecuados, salas de reuniones y restauración.

El itinerario de un viajero de negocios suele estar estrictamente planificado y coordinado, con horarios precisos para reuniones, conferencias, presentaciones u otras actividades laborales. Por lo tanto, es fundamental que el vuelo elegido se ajuste al cronograma, ofreciendo opciones de horarios convenientes y flexibilidad en caso de cambios de última hora.

Planificación

La planificación del visitante es una parte fundamental para garantizar una experiencia satisfactoria y memorable. Ya sea un turista convencional, un mochilero aventurero o alguien que busca comodidad, esta etapa puede marcar la diferencia en la calidad y el disfrute del viaje.

Cuando se trata de alojamiento, el visitante busca opciones que se ajusten a sus preferencias y necesidades. Desde lujosos hoteles hasta acogedores hostales o incluso habitaciones compartidas a través de plataformas como Airbnb, la elección del alojamiento dependerá del estilo de viaje y el presupuesto del huésped.

Los mochileros suelen optar por un estilo de viaje más aventurero y económico, priorizando la exploración auténtica y la interacción con la cultura local. Optan por hostales o albergues y prefieren recorrer destinos a pie o utilizando transporte público.

Mochilero en la naturaleza

Los mochileros son visitantes que prescinden de los lujos en pos de la aventura.

El proceso de registro de entrada (check-in) y salida (check-out) es una parte importante de la experiencia del viajero. Es crucial coordinar estos horarios con los del alojamiento para evitar inconvenientes y maximizar el tiempo disponible para disfrutar del destino.

Contratar los servicios de un guía turístico puede enriquecer la experiencia del visitante al proporcionar información detallada sobre los lugares, así como curiosidades culturales y consejos útiles para aprovechar al máximo la estancia en el destino. Algunos viajeros optan por contratar los servicios de una agencia de viajes para organizar paquetes turísticos completos, que incluyan transporte, alojamiento, actividades y visitas guiadas.

La planificación debe tener en cuenta la época del año: la temporada alta suele ser más concurrida y costosa, mientras que la temporada baja puede ofrecer precios más bajos y una menor aglomeración. También es fundamental diseñar un itinerario detallado que incluya recorridos por los principales lugares de interés, así como actividades específicas que el viajero desea realizar, para aprovechar al máximo el tiempo disponible.

Probar la comida típica y participar en festivales o eventos culturales locales son experiencias que pueden enriquecer el viaje y brindar una visión más auténtica de la cultura y la gastronomía del lugar visitado. Antes de tomar decisiones importantes, muchos buscan opiniones y reseñas en línea para obtener una idea de la calidad y la reputación de los servicios ofrecidos.

Cómo citar este artículo Tes NehuénPublicado por Tes Nehuén, el 1 de marzo de 2024. Visitante - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/visitante/
Buscar otra definición
x