Definición de ácaros

Un vocablo griego llegó al latín como acărus y luego, en castellano, se transformó en ácaro. Los ácaros son animales que pertenecen a la clase de los arácnidos y que suelen ser parásitos.

Ácaros

Ya se han reconocido más de cincuenta mil especies de ácaros, aunque los científicos creen que hay muchas más por descubrir. En general son criaturas muy pequeñas, que miden unos pocos milímetros.

Los ácaros pueden vivir en la tierra o en el agua. Sus cuerpos se dividen en dos secciones o tagmas y les permiten desarrollar una respiración cutánea o traqueal, según el caso.

Entre los alimentos de los ácaros, aparecen numerosas especies de plantas. Esto hace que ciertos ácaros sean considerados plagas, capaces de generar grandes daños a los cultivos. Los ácaros también pueden instalarse en el cuerpo de animales o construir nidos en excrementos o en madera putrefacta.

En las viviendas, es muy común que habiten ácaros. Los llamados ácaros del polvo, que viven en las almohadas, los colchones, la ropa de cama y los sillones, comen las escamas de piel que se desprenden naturalmente de las personas. Cuando las condiciones ambientales presentan un nivel de humedad superior al 70% y una temperatura de más de 20°, los ácaros encuentran el entorno ideal para su desarrollo.

Cabe destacar que los ácaros pueden provocar alergia y complicar un cuadro de asma. Ante esta situación, es habitual que los médicos recomienden a los asmáticos residir en zonas de montaña, ya que los ácaros no viven más allá de los 1.100 metros de altura.

Demodex folliculorum

ÁcarosEl ácaro denominado Demodex folliculorum es muy pequeño (su cuerpo posee una extensión menor a 0,4 mm) y habita en los folículos y poros del pelo. Por lo general, es posible hallarlo en la frente, la barbilla, la mejilla, la nariz e incluso en las pestañas. Su aspecto es similar al de una lombriz y cuenta con muñones como extremidades.

Los ácaros Demodex viven en los folículos pilosos y se orientan con la cabeza hacia abajo. Con respecto a su alimentación, se centra en la piel muerta y las secreciones. Las hembras pueden depositar alrededor de 25 huevos por folículo. Durante su desarrollo, las crías se agarran con firmeza al pelo; una vez alcanzada la madurez, los ácaros buscan un nuevo folículo para reproducirse, y todo el ciclo tiene una duración que no supera los 18 días.

Para comer, los ácaros Demodex cuentan con una estructura afinada, similar a una aguja, y unas pequeñas garras que utilizan para tomar las células muertas y deglutirlas. Cabe señalar que no poseen una abertura excretoria, ya que su sistema digestivo casi no genera ningún desecho.

A pesar de que el término ácaro no es bien visto, el Demodex en particular no se considera perjudicial para la salud; por el contrario, dado que se encarga de eliminar las células muertas de nuestro cuerpo, podría decirse que nos benefician. Por otro lado, se sabe que pueden provocar diferentes trastornos en nuestra epidermis, y de hecho la ciencia no tiene la certeza de que estos ácaros se limiten a alimentarse de las células muertas.

Algunos científicos señalan que cuando los ácaros Demodex ingieren las células de nuestra piel destruyen la barrera que impide el ingreso de ciertos agentes patógenos, dando lugar de este modo a problemas de variada gravedad. La medicina veterinaria ha reconocido varias patologías relacionadas con este ácaro, como ser la sarna demodécica.

En el caso de los seres humanos, cuando demasiados ácaros se asientan en un mismo folículo pueden surgir infecciones e inflamaciones en el rostro. Esto también puede derivar en conjuntivitis y un aumento anómalo en la caída de las pestañas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2015. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de ácaros (http://definicion.de/acaros/)