Definición de adoquín

Del árabe clásico dukkān al árabe hispánico addukkín o addukkán y luego a nuestra lengua como adoquín, este concepto alude a una piedra a la que se le otorga forma rectangular para que pueda emplearse en el desarrollo de empedrados. Los adoquines suelen utilizarse en la pavimentación de las calles.

Adoquín

Por lo general, se escoge granito para la creación de los adoquines. Estas piedras resultan fáciles de labrar y, además, son muy resistentes. Es habitual que se creen adoquines de tamaño reducido, de manera que sea posible manipularlos con una mano.

Los primeros empedrados, en la antigüedad, se desarrollaban con piedras al natural, carentes de labrado. Con el objetivo de facilitar los desplazamientos, los romanos empezaron a tallar las piedras y así, hace más de dos mil años, surgieron los adoquines.

Durante mucho tiempo, la mayoría de las vías de circulación de las ciudades estuvieron cubiertas de adoquines. A partir de la masificación de los automóviles, el empedrado de adoquines comenzó a dejar paso a la pavimentación con asfalto, más favorable para la circulación de los vehículos.

Por analogía a estas piedras rectangulares, se llama adoquín a unos dulces grandes que son populares en España. El adoquín del Pilar, por ejemplo, es un caramelo tradicional de Zaragoza que puede pesar hasta medio kilogramo y cuyo envoltorio exhibe la figura de la Virgen del Pilar.

En el lenguaje coloquial de varias regiones, por último, se le dice adoquín al sujeto iletrado, bruto o que se conduce con torpeza: “No pierdas tiempo en explicarle las ecuaciones a José: es un adoquín”.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de adoquín (http://definicion.de/adoquin/)