Definición de aleluya

El concepto hebreo de hallĕlū yăh llegó al latín como halleluia, que derivó en el castellano aleluya. El término tiene varios usos, aunque el más frecuente alude a la interjección que se emplea en el cristianismo y el judaísmo para expresar alegría por la alabanza a Dios.

Aleluya

Por ejemplo: “¡Gloria a Dios! ¡Aleluya!”, “La profesora de catequesis nos enseñó a cantar el aleluya”, “Aleluya, hermanos: el Señor se ha manifestado una vez más en el seno de nuestro pueblo”.

El vocablo hebreo hallĕlū puede traducirse como “alaben” o “alabad”. Aleluya, de todos modos, suele incluir de manera implícita al destinatario de la alabanza, que sería Dios. Esto quiere decir que, cuando alguien expresa “Aleluya”, puede entenderse que está indicando “Aleluya al Señor” o similar.

En la liturgia, se conoce como aleluya a un canto ritual. Cuando los fieles entonan el aleluya, alaban a la divinidad. Muchas composiciones musicales, por extensión, llevan el nombre de aleluya.

Más allá de la religión, la interjección aleluya puede emplearse para manifestar felicidad o algo positivo: “¡Aleluya! El equipo italiano volvió a ganar después de ocho partidos y salió del fondo de la tabla de posiciones”, “Ayer estuvimos cuatro horas sin luz hasta que, aleluya, la empresa reestableció el servicio”, “¿En serio has aprobado el examen? ¡Aleluya! Estoy orgullosa de ti”.

La Real Academia Española (RAE), en su diccionario, enumera otras acepciones de aleluya: puede tratarse de una planta perenne que puede ingerirse como alimento; de estampas antiguas que componen una serie; de un individuo muy flaco; o de un tipo de pintura.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de aleluya (http://definicion.de/aleluya/)

Definiciones Relacionadas