Definición de aroma

La etimología de aroma nos lleva al término latino arōma, que procede del vocablo griego árōma. El uso más habitual del concepto se vincula a una fragancia o perfume, por lo general agradable. El aroma, por lo tanto, es algo que se capta a través del sentido del olfato.

Aroma

Lo que conocemos como aroma es un compuesto químico se compone de partículas odoríferas, las cuales se desprenden de elementos volátiles y se desplazan por el aire. Estas partículas ingresan a la nariz a través de las fosas nasales y comienzan su recorrido por el sistema olfativo hasta que la persona es capaz de procesarlas.

Cabe destacar que la capacidad olfativa del ser humano es muy limitada si la comparamos con las facultades que tienen otras especies. Durante mucho tiempo se estimó que una persona podía reconocer unos 10.000 aromas. Estudios recientes, sin embargo, sostienen que la nariz humana distingue entre un billón de aromas. De todos modos el ser humano tiene menos capacidad olfativa que los gatos, los perros y las aves, por citar algunas especies.

Los aromas ayudan a detectar y evaluar el estado de las comidas y los peligros medioambientales (como el olor que genera un incendio) y también son importantes a nivel orgánico para establecer una pareja. Un aroma, por otra parte, puede vincularse a un recuerdo para traer al presente una representación del mismo.

Cuando una persona registra un aroma, el olor puede provocarle diferentes sensaciones. El aroma del pan recién horneado, por ejemplo, puede estimular el apetito y provocar ganas de comer. El aroma de la carne en descomposición, en cambio, generará lo contrario.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de aroma (http://definicion.de/aroma/)

Definiciones Relacionadas