Definición de azar

La etimología de azar nos remite a azzahr, un vocablo del árabe hispánico. El concepto se emplea con referencia a la suerte, la fortuna o la casualidad. Por ejemplo: “El azar estuvo de nuestro lado y el sorteo nos favoreció”, “Este es un juego de azar donde la capacidad del participante no influye”, “Todo lo que conseguí fue gracias al esfuerzo: no existen los logros por azar”.

Azar

Se conoce como juego de azar al entretenimiento en el cual lograr una victoria o sufrir una derrota dependen de circunstancias fortuitas que exceden a la habilidad del jugador. Esto quiere decir que el jugador no puede jugar “bien” para ganar, sino que su triunfo está vinculado a la suerte.

Los juegos de apuestas constituyen el ejemplo típico de los juegos de azar. En estos casos, el resultado se relaciona a probabilidades estadísticas de que sea sorteado un determinado número o una combinación. Una persona puede apostar 100 dólares en la ruleta al número 23: el azar determinará si sale, o no, dicho número. El jugador no tiene ninguna posibilidad de incidir en dicho resultado.

En otros juegos, el azar se combina con la capacidad del individuo. Ese es el caso del truco, un juego de naipes muy popular en América del Sur y en ciertas regiones de España. El azar determina qué naipes (cartas) recibe el jugador en cada mano; luego, es el jugador quien debe utilizar su capacidad para imponerse al rival.

El concepto de azar es analizado en diversas ciencias y disciplinas. Por lo general se lo asocia a la idea de aleatoriedad: aquello cuyo resultado no puede ser predicho. En otras palabras, el resultado de un proceso aleatorio no se puede determinar antes de que se produzca ya que interviene el azar. A través de la estadística, sin embargo, es posible anticipar las probabilidades de obtener un determinado resultado.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de azar (http://definicion.de/azar/)