Definición de

Espontaneidad

Espontaneidad es la cualidad humana que surge a partir de la reacción espontánea, instintiva, propia de alguien que actúa con naturalidad, sin inhibiciones y de manera visceral pero responsable.

Se trata de un atributo de quienes se permiten manifestar con libertad aquello que piensan o creen y, a la hora de actuar, hacen gala de la autenticidad. Al combinar la definición teórica con la aplicación práctica de esta noción se advierte que la espontaneidad está enlazada a la inmediatez, a la falta de premeditación y a la tendencia a conducirse por la vida priorizando el instinto y la pasión y no tanto la razón.

En el mundo de la cultura, la espontaneidad se vincula con la improvisación. Los seres con sensibilidad artística y creatividad extrema son capaces de asombrar con una actuación inesperada sin respaldo de un guion, la elaboración de una pintura espontánea, la ejecución de un baile sin ensayo ni coreografía previamente definida, el desarrollo de una música improvisada, etc.

Reacciones espontáneas

La espontaneidad se manifiesta de manera natural, no fingida, sin premeditar ni planificar la reacción que se despliega instintivamente dejando fluir emociones, sensaciones o sentimientos.

En el campo de la ciencia, por otra parte, la espontaneidad gana notoriedad con cada fenómeno, proceso o reacción que se desencadena naturalmente, sin influencias o condicionamientos procedentes del exterior. A modo de referencia es posible citar a la antigua hipótesis de la generación espontánea, a la fisión espontánea y a la ignición espontánea.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • La espontaneidad es un atributo que puede reflejar alta autoestima y sencillez, valorada por transmitir seguridad y sinceridad y sorprender gratamente a las personas cercanas.
  • Hay una distinción importante entre la espontaneidad y la impulsividad. La espontaneidad es una cualidad que surge naturalmente del individuo, mientras que la impulsividad puede desencadenar un ambiente de incomodidad y desagrado.
  • Es beneficioso fomentar la espontaneidad desde una edad temprana, ya que puede fortalecer la autoestima, promover la autonomía y alentar la sinceridad y la naturalidad. Sin embargo, debe hacerse con moderación para evitar un comportamiento demasiado despreocupado o una desinhibición absoluta.
  • A lo largo de la vida, es crucial promover la adaptabilidad, la aptitud para la toma de decisiones, el pensamiento divergente y el buen desempeño en el ámbito laboral. Todo esto, sin olvidar el ejercicio de la libertad y la adecuación a normas de convivencia que se basan en la educación, la tolerancia, la empatía y el respeto.

Aspectos positivos de la espontaneidad

La espontaneidad posee aspectos positivos que inciden en la personalidad y la conducta de alguien.

Este atributo se registra en mayor medida en individuos que han trabajado mucho su autoestima, se sienten cómodos con sí mismos, se tienen confianza y no temen dejar fluir sus sensaciones ni mostrar su lado más profundo y genuino.

Con su actuar espontáneo, esta clase de personas transmite seguridad y sinceridad, además de sorprender gratamente a sus seres queridos y allegados a través de gestos nobles y buenas actitudes que ellos no esperan ni imaginan.

La gente espontánea por naturaleza generalmente no carga con la presión que supone el “qué dirán” ni teme quedar en ridículo porque no le da demasiado valor a las apariencias ni se estresa tratando de complacer a los demás.

Persona espontánea

Ante un suceso inesperado, una sorpresa o cualquier situación cotidiana, la persona espontánea reacciona genuinamente demostrando física y verbalmente lo primero que le viene a la mente.

Diferencias con la impulsividad

La espontaneidad se diferencia de la impulsividad porque, si bien ambas surgen de las profundidades del alma y no le dan mucho espacio al condicionamiento de la razón, la primera se despliega desde el ser sin que prime el ego.

El sujeto espontáneo reacciona naturalmente pero consigue limitarse o adecuarse en ciertos contextos. Puede controlarse si considera más apropiado autocontrolarse o minimizar la efusividad. El impulsivo, por el contrario, no mide las consecuencias de su accionar, motivo por el cual puede desencadenar un ambiente de incomodidad y desagrado.

Es frecuente que los significados de estas palabras se confundan o se conciban a estos vocablos como sinónimos. Es cierto que comparten características y una esencia pasional, pero la espontaneidad se interpreta como un valor, una cualidad que nutre a las relaciones humanas y contribuye a una buena y estable salud mental, mientras que la impulsividad se asocia a reacciones bruscas y desmedidas a menudo negativas que dejan al descubierto un perfil intolerante, inquieto y descontrolado.

Expresiones faciales

Alguien espontáneo reacciona de manera pasional expresando sin premeditación emociones como la ira, el miedo, la alegría o la tristeza.

Ver también: Tristeza

Importancia de fomentar la espontaneidad

Fomentar la espontaneidad desde edad temprana ayuda a fortalecer la autoestima, a propiciar la autonomía y a incentivar la sinceridad, la franqueza, la frescura y la naturalidad. Claro que todo en su justa medida: hay que enseñar las bondades de ser espontáneos y guiar para evitar excesos al respecto, ya que un desparpajo exagerado así como la desinhibición absoluta son contraproducentes.

Es saludable y útil criar a los niños en un marco de creatividad que los invite a estimular su imaginación, a solucionar situaciones de manera espontánea e independiente y que vayan incorporando saberes mediante el juego. Aprovechando su energía inagotable y su infinita curiosidad hay que poner a su disposición propuestas y planes que les permitan vivir distintas aventuras en contacto con la naturaleza, les dejen enseñanzas y les aseguren horas de diversión, por ejemplo.

A medida que la persona crece resulta beneficioso animarla a desarrollar un pensamiento divergente (también conocido bajo la denominación de pensamiento lateral) con el objetivo de incitarla a que logre, por sí misma, una resolución creativa de problemas y esté en condiciones de adaptarse, de la mejor manera posible, a toda clase de circunstancia, grupo social, etc. De igual modo, es constructivo ir formándose, acumulando recursos y adoptando herramientas para tener el mejor desempeño posible en la esfera laboral, donde se valoran enormemente no sólo la preparación académica, la idoneidad para un cargo o actividad y la experiencia sino también la habilidad en la toma de decisiones y el nivel de adaptación a la hora de trabajar en equipo, por ejemplo.

En cada etapa de la vida y sin excepción es esencial inculcar y defender siempre la libertad, pero sin perder de vista jamás que todo ciudadano libre debe ejercer sus derechos, cimentar su desarrollo personal y vivir en sociedad adecuándose a normas de convivencia basadas en la educación, la tolerancia, la empatía y el respeto.

Sigue en: Respeto

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Verónica Gudiña, el 8 de enero de 2024. Espontaneidad - Qué es, importancia, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/espontaneidad/
Buscar otra definición
x