Definición de contabilidad

¿Arte, técnica o ciencia? Ese es el debate en torno a la contabilidad, aunque el dilema, en realidad, no tiene respuesta. Pese a que se la considerada como una ciencia ya que aporta conocimiento verdadero (que puede sistematizarse y verificarse y que resulta falible), y no suposiciones, esto no parece suficiente para dar por verídica esta nominación, y lo más certero sería decir que no se trata ni de una ciencia, ni de un arte, sino de una forma de dejar registro de las actividades económicas o financieras de una persona jurídica. En una palabra, la contabilidad es una herramienta de la que disponemos para manejar los gastos e ingresos de nuestra compañía.

La contabilidad cobra vida a través de la formulación de hipótesis y la construcción de teorías que permiten anticipar y detallar los fenómenos de su objeto de estudio. Por otro lado, se la considera una técnica ya que, en base a sus procedimientos, se pueden procesar y aplicar datos.

La contabilidad, pues, puede ser considerada como una ciencia o una técnica que tiene el objetivo de brindar información de utilidad para la toma de decisiones vinculadas a la economía. Se dedica a analizar el patrimonio y traduce sus resultados en los llamados estados contables o financieros, que resumen situaciones económicas.

Para entender a fondo la contabilidad es necesario establecer tres tipos de ella: la Contabilidad Pública (lleva el control de los gastos que hacen al estado ), la Social (manejo de la cosa pública y las obligaciones que los individuos y el estado tienen entre sí y con el medio en el que viven) y la Empresarial (Analiza las relaciones comerciales de un individuo o una empresa).


El estudio científico de la contabilidad tuvo su origen en 1494, cuando Luca Pacioli (conocido como Fray Luca de Borgo Sancti Sepulchri) publicó su obra “Summa de Arithmetica, Geometría, Proportioni e Proportionalita”. El objeto de estudio de la contabilidad (el patrimonio), suele representarse gráficamente en forma de T: en una columna sobre la izquierda se incluye lo que se debe (Débito), mientras que a la derecha se sitúa el Crédito o Haber.

Existen dos grandes tipos de contabilidad: la financiera o externa, que aporta información sobre el estado financiero de una empresa a los agentes económicos interesados (como clientes, inversores y proveedores) y que se encuentra regulada en forma oficial, y la contabilidad de gestión o interna, que es la que se utiliza para calcular los costos y movimientos económicos en el seno de una empresa.

Si buscamos en los libros teóricos de contabilidad podremos comprender que los objetivos fundamentales de ella son dos: interpretar el pasado para tomar decisiones que afecten al futuro de forma positiva y dejar constancia de todas las operaciones económicas y financieras. Si intentamos desglosar estos ambiguos motivos, podremos decir que la contabilidad sirve para:
*Analizar y dar parte de los recursos económicos de un ente;
*Permitir a los administradores una correcta planificación y dirección de las transacciones comerciales;
*Controlar y llevar un registro de las gestiones de los administradores y las cargas tributarias del ente;
*Ayudar a predecir los flujos de dinero;
*Colaborar con la información necesaria a la hora de realizar una estadística nacional en torno a las actividades económicas.

  • Compartir