Definición de inconsciente

El primer paso que vamos a dar a la hora de analizar el término inconsciente es determinar su origen etimológico. En este caso, tendríamos que exponer que emana del latín y más exactamente de la suma de diversos vocablos de dicha lengua: el prefijo –in, que equivale a una negación; con, que es equivalente a “junto”; el verbo scire, que puede traducirse como “saber”, y el sufijo –nte, que es un participio de presente.

Inconsciente

La noción de inconsciente puede entenderse de distintas formas. Para el lenguaje cotidiano, un sujeto inconsciente es aquel que no se da cuenta del alcance de sus actos. Por ejemplo: “Un inconsciente que manejaba a cien kilómetros por hora en medio de la ciudad atropelló a una familia y causó una tragedia”, “No seas inconsciente, ¿cómo vas a escalar la montaña sin la asistencia de profesionales?”, “Siempre me acusaron de inconsciente: cuando tenía veinte años, vendí mis pertenencias y me fui a vivir al medio del bosque en carpa”.

Inconsciente también es aquel que está privado de sentido: “La víctima permanece inconsciente debido al fuerte golpe que sufrió en la cabeza”, “El jugador saltó a cabecear y quedó tendido en el suelo, inconsciente ante la violencia de la caída”, “Estuve inconsciente durante unos minutos por la conmoción, pero ya me he recuperado”.

Para el psicoanálisis, el inconsciente es un sistema de impulsos reprimidos que no llegan a la conciencia pese a permanecer activos en el sujeto. Esto quiere decir que los contenidos reprimidos que se encuentran en el inconsciente aún tienen efectividad psíquica ya que actúan mediante diversos mecanismos. Los sueños y los actos fallidos son manifestaciones del inconsciente.

Es importante establecer que, a lo largo de la Historia, muchas han sido las personalidades que han estudiado y centrado sus investigaciones en el inconsciente. Entre aquellas destacaría, sin lugar a dudas, el médico austríaco Sigmund Freud.

Aquel estableció que el mencionado inconsciente tenía la particularidad de que era interno al sujeto pero que este no podía acceder a él de manera directa. Es más, determinó que aquel se hacía patente a través elementos tales como los lapsus o incluso los sueños. Todo ello lo dejó plasmado a través de obras tales como “Ello, Yo y Superyó” y “Más allá del principio de placer”.

Pero aún hay más. Otra de las ilustres mentes de los siglos XIX y XX que no dudaron en estudiar a fondo el inconsciente fue el médico suizo Carl Gustav Jung. En su caso, la mayor contribución que realizó al respecto fue que formuló el concepto de inconsciente colectivo, con el que venía a definir a todo ese conjunto de símbolos e ideas que forman parte de la psique de cualquier ciudadano.

A nivel psicológico también se habla del inconsciente para nombrar al conjunto de procesos mentales que se ejecutan de manera automática (es decir, sin que sean pensados conscientemente). La respiración, por ejemplo, es una acción inconsciente ya que el sujeto no piensa cada vez que inhala o exhala.

El inconsciente colectivo, por último, hace referencia a las representaciones comunes de una sociedad.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de inconsciente (http://definicion.de/inconsciente/)