Definición de lacayo

Lacayo es un adjetivo que refiere a alguien servil o rastrero. Como sustantivo, el término se utilizaba para nombrar al criado que acompañaba a su amo, ya sea a pie, a caballo en coche. Por extensión, solía mencionarse como lacayo al sirviente, siervo o esclavo.

Lacayo

Por ejemplo: “Dile a los lacayos que preparen los caballos: nos iremos en una hora”, “Los lacayos se revelaron contra sus amos y ya nada fue igual en el viejo poblado”, “El jefe tiene que entender que somos sus empleados y no sus lacayos”.

En la antigüedad, un lacayo era un espolique (el mozo que caminaba delante de la caballería de su amo) o un soldado de a pie que, armado con una ballesta, acompañaba a los caballeros durante la guerra. La noción, por lo tanto, siempre estuvo asociada a la idea de servir.

Los lacayos que tenían los señores en la Edad Media contaban con un sinfín de tareas para conseguir que estos disfrutaran de una vida lo más cómoda posible. A tal punto llegaban las labores que tenían encomendadas que incluso debían encargarse de espantar todos los insectos que pudieran estar alrededores de sus “amos”.

Con la concepción moderna del trabajo, la idea de lacayo adquirió una significación negativa. La servidumbre y la esclavitud son combatidas, pese a la explotación laboral que puede sufrir una persona. Un lacayo, en ese sentido, es alguien que no está protegido por los derechos.

Además de todo lo expuesto, tendríamos que subrayar que dentro del ámbito de la Literatura existen diversos libros que abordan la figura del lacayo. Este sería el caso, por ejemplo, de la obra “El último lacayo”, de Martha Grimes, o “El lacayo fingido”, de Lope de Vega.

Ese último trabajo se trata de una divertida comedia creada por el autor español que es una figura insigne del Siglo de Oro. En ella se cuenta como una mujer, dotada de gran inteligencia y astucia, se disfraza de hombre y consigue engañar a todo el mundo. El objetivo de esa acción no es otro que urdir un plan estratégicamente preparado para así poder conseguir al caballero del que está enamorada.

La situación planteada dará lugar a una interminable lista de situaciones de lo más divertidas, surrealistas y de enredo en las que jugarán papeles fundamentales no sólo la protagonista sino también el propio rey de Francia.

Actualmente el término se asocia a un sujeto rastrero e indigno, capaz de rebajarse para estar cerca de alguien poderoso. El secretario de un gobernador, por ejemplo, será considerado como un lacayo si está dispuesto a mentir a la sociedad para contentar a su jefe. El lacayo, en este sentido, deja de lado el bien común para servir al poderoso, con la esperanza de ganarse su simpatía y favor.

No obstante, tampoco podemos pasar por alto el hecho de que lacayo tiene otro significado igualmente importante. En concreto, aquel es un término que también se usa para referirse al lazo compuesto de varias cintas que las mujeres solían emplear para poder ornamentar lo que eran los puños de las camisas que llevaban.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de lacayo (http://definicion.de/lacayo/)