Definición de punto de fusión

Se conoce como punto de fusión a la temperatura en la cual una materia que se halla en estado sólido pasa a su estado líquido. Para que se produzca el cambio de estado, dicha temperatura debe ser constante.

Punto de fusión

El punto de fusión es una propiedad física intensiva de la materia; esto quiere decir que no está ligada a la cantidad de sustancia o al tamaño del cuerpo. En el proceso de fusión, la materia sólida comienza a calentarse hasta alcanzar el punto de fusión, momento en el cual se produce su cambio de estado y se transforma en un líquido.

Si el líquido se sigue calentando, puede alcanzar su punto de ebullición: a partir de dicha temperatura, se produce un nuevo cambio de estado, esta vez pasando de líquido a gaseoso. Cabe destacar que, mientras que el punto de ebullición está relacionado directamente a la presión, el punto de fusión tiene un escaso vínculo con dicho factor.

Cuando se trata de una sustancia pura, el proceso de fusión se desarrolla a una única temperatura. De este modo, el agregado de calor no se reflejará en un incremento de la temperatura hasta que el proceso de fusión finalice y la materia ya se haya convertido en un líquido.

Veamos cómo es el caso del agua. El punto de fusión del H2O es 0 grados. De este modo, cuando el agua se encuentra a una temperatura inferior, está en estado sólido. Entre los 0 y los 99 grados, se halla en estado líquido. Debido a que su punto de ebullición es 100 grados, a partir de dicha temperatura pasa al estado gaseoso.

Punto de fusiónComo ocurre con muchos otros conceptos de la ciencia, es importante señalar algunas de sus aplicaciones en el mundo real, ya que, si bien se han convertido en parte de la teoría fundamental, su descubrimiento tuvo lugar a través de la experimentación y la observación. Veamos, a continuación, las bases del concepto de proceso de difusión.

En un principio, el término difusión daba la idea de auto mezclado, un proceso que tiene lugar en las moléculas de un fluido a causa de su movimiento térmico. Si bien la difusión molecular (explicada más adelante) se basa en dicho principio, en la actualidad se entiende por difusión también a los procesos de auto mezclado que no se inducen por movimiento térmico, como ser aquellos que utilizan agentes externos al fluido, los cuales fuerzan la homogeneización gracias a proporcionar energía (ésta es la base de la difusión turbulenta).

El proceso de auto mezclado conocido como difusión molecular aprovecha el concepto de punto de fusión y ocurre a causa del movimiento térmico de las moléculas de un fluido. Es importante señalar que la palabra “moléculas”, en este caso, no siempre se refiere al conjunto de átomos propiamente dicho, sino que también puede hablar de porciones pequeñas del fluido en cuestión si, por ejemplo, el elemento al cual se aplica es el agua.

En su uso industrial, la difusión turbulenta ofrece una efectividad mucho mayor que la molecular, y esto que puede apreciar en sus valores y en la presencia de propiedades que no se encuentran en esta última.

Otra de las aplicaciones del punto de fusión son las siguientes: aleación de metales, ya que se debe alcanzar esta temperatura para su manipulación y moldeado; fabricación y construcción de diversos productos de uso común como ventanas, barrotes, cajas de seguridad y bodegas; determinación de la pureza de un ácido para asegurarse de que su uso no traerá consecuencias negativas; identificación de sustancias desconocidas, a través de la comparación de los resultados con aquellos de las sustancias comunes.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de punto de fusión (http://definicion.de/punto-de-fusion/)