Definición de repulsión

Repulsión es un concepto que deriva de repulsĭo, un término latino. Se trata del acto y el resultado de repulsar o repeler (despreciar o rechazar algo). Por ejemplo: “Siento repulsión por la gente que maltrata a los animales”, “Al probar el exótico plato, el muchacho hizo un gesto de repulsión que fue inmediatamente advertido por el resto de los comensales”, “La idea de nadar en ese río contaminado me provoca una enorme repulsión”.

Repulsión

Puede asociarse la repulsión al asco o la repugnancia. Una persona criada en un país occidental puede sentir repulsión por la idea de comer insectos. En otras naciones, en cambio, estos animales forman parte de la alimentación cotidiana y no se relacionan con una sensación desagradable.

Como puede apreciarse, la repulsión surge en gran parte de cuestiones sociales, del mismo modo que el comportamiento estereotipado de los heterosexuales y los homosexuales, los gustos que supuestamente van asociados a los niños según su sexo y otros muchos factores que hacen a las características generales de las personas de cada región. Los veganos, por ejemplo, pueden sentir repulsión ante un trozo de carne, un huevo de gallina o una feta de queso, ya que no están de acuerdo con el consumo de productos de origen animal y al ver dichos elementos no ven comida, sino sufrimiento e injusticia.

Suele decirse que se experimenta repulsión al estar en contacto con algo muy sucio o con desechos. Dentro de esta línea, veamos un ejemplo extremadamente gráfico: un individuo que deba caminar descalzo sobre excrementos seguramente sentirá una enorme repulsión. Sin embargo, si bien es normal pensar que esto se cumple en la mayoría de la gente, existen claras excepciones, ya sea por cuestiones vocacionales (como ocurre con los médicos forenses) u ocupacionales (los individuos que se dedican a la recolección de residuos urbanos).

RepulsiónLa vocación que sienten los médicos, tanto los que se dedican al estudio de la salud de los seres humanos como del resto de los animales, es una de las más difíciles de comprender por la mayoría de la gente, aunque también una de las más necesarias para mantener la organización de nuestras sociedades actuales. Ya desde la infancia suele manifestarse esa atracción por los organismos vivos, por conocer la composición de los cuerpos, el funcionamiento de sus órganos y por dar con métodos para resolver problemas de salud.

Un futuro médico no se impresiona fácilmente: el mismo cuadro que causa repulsión a la mayoría de la gente, puede resultar interesante y atractivo para una persona con esta vocación. Por ejemplo, si un estudiante de escuela primaria se siente mal del estómago y vomita en el pasillo, mientras gran parte de sus compañeros probablemente salgan despavoridos, el niño o la niña de dicho grupo que en el futuro se dedicará a la medicina seguramente se acercará a observar e intentará dar una mano.

La repulsión también puede ser moral. En este caso, lo que provoca repulsión es aquello que resulta opuesto a los valores propios. Una mujer puede sentir repulsión por otra que abandona a su hijo recién nacido en la calle debido a que no tiene ganas de cuidarlo. Como proteger a los descendientes forma parte de lo que se acepta como natural y correcto, el abandono provoca aversión.

Es posible considerar, en ciertos contextos, que la repulsión incluso se produce a nivel masivo. Al trascender la noticia de un hombre que asesinó a su hijo y luego se comió sus restos, una comunidad entera puede experimentar repulsión respecto a dicha conducta macabra. Este tipo de eventos no son normales, pero existen, y los seres humanos no estamos preparados para aceptarlos; de hecho, la mayoría ni siquiera puede o desea imaginarlos, ya que resultan extremadamente violentos.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de repulsión (http://definicion.de/repulsion/)