Definición de ritmo

Del latín rhythmus, el ritmo es un orden acompasado en la sucesión de las cosas. Se trata de un movimiento controlado o calculado que se produce por la ordenación de elementos diferentes.

Ritmo

El ritmo puede definirse como la combinación armoniosa de sonidos, voces o palabras, que incluyen las pausas, los silencios y los cortes necesarios para que resulte grato a los sentidos.

Las artes, por lo tanto, tienen en el ritmo una de sus características principales. La literatura (tanto la narrativa como la poesía) tiene su ritmo en la elección de las palabras y el equilibrio de las oraciones. Por ejemplo: una sucesión de palabras con sílabas largas y oraciones extensas hace que la obra tenga un ritmo lento.

En el caso de la música, el ritmo es la proporción existente entre el tiempo de un movimiento y el de otro diferente. La organización de los compases, los pulsos y los acentos determinan la forma en la cual el oyente percibe el ritmo y, por lo tanto, la estructura de la obra.

Algunos de los principales conceptos relacionados con el ritmo musical son:

Ritmo* el pulso: se trata de la mínima unidad de medición de tiempo, de una serie de pulsaciones que se suceden constantemente para dividir el tiempo en porciones iguales. El pulso puede ser regular o irregular y puede alterarse su velocidad dentro de una misma obra, sea que el propio compositor lo indique o que lo decidan los intérpretes. Cabe mencionar que es indispensable percibir el pulso de una obra para adentrarse en el estudio de la misma; por lo general, los estudiantes de solfeo se valen de pequeños golpes con un lápiz o con el dedo índice sobre una mesa para representarlo y analizarlo.

* el acento: se da cuando se asigna a un pulso en particular una intensidad mayor a la del resto. Resulta muy importante para articular una frase musical, tanto durante el proceso de estudio como a la hora de su interpretación en público, ya que permite organizar los compases de manera métrica y acerca a los intérpretes a la intención del compositor, al dibujo que pretendía mostrar a través de sus obras;

* el compás: es la porción de una pieza musical en la que conviven los puntos recién expuestos, pulsos y acentos, la mínima expresión de su ritmo. La sucesión de pulsos, con sus respectivos acentos, presentes en un compás, se repite a lo largo de toda la obra, a menos que el compositor indique lo contrario. Esto no significa, claro está, que la melodía no varíe; el compás es el esqueleto rítmico sobre el cual ésta se apoya. Existen distintas formas de clasificar los compases; de acuerdo al número de tiempos que los conforman, por ejemplo, se puede hablar de binarios, ternarios y cuaternarios. Cada tipo de compás tiene un tiempo fuerte, que representa la porción que debe ser acentuada: en el caso de un compás de 2/4, el primero es fuerte y el segundo, débil; para 3/4 (generalmente asociado al Vals), los tiempos son fuerte débil débil. Conocer y respetar estos conceptos es necesario para el estudio de piezas muy complejas, ya que facilita la práctica por partes y variando la velocidad para superar los desafíos uno a uno.

El ritmo también puede detectarse en los procesos naturales, como la sucesión periódica de fenómenos geofísicos. Las mareas oceánicas y los meses lunares son sucesos vinculados a procesos rítmicos.

En el lenguaje cotidiano, se asocia el ritmo a la velocidad con que se vive: “Mis vacaciones tuvieron un ritmo frenético: recorrí cinco países y no estuve más de dos días en ninguna ciudad”, “Me gusta ir al campo a visitar a mis abuelos, porque viven a un ritmo mucho más tranquilo y puedo descansar”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2010.
Definicion.de: Definición de ritmo (http://definicion.de/ritmo/)