Definición de pulso

Nacida como derivación del vocablo latino pulsus, la palabra pulso describe el latir de las arterias a raíz del paso continuo de la sangre que bombea el músculo cardíaco. Con la onda de distensión provocada por el avance de la sangre, la arteria se expande y dicho movimiento puede percibirse en diversas partes del cuerpo, como ocurre en las muñecas y el cuello (ya que, en estos sectores corporales, las arterias se hallan más cerca de la piel).

Pulso

El denominado pulso radial (que se puede apreciar sobre la parte de la muñeca próxima al dedo pulgar) así como el pulso ulnar (el cual se registra más cerca del meñique) son dos puntos de pulso que se concentran en las muñecas, mientras que el pulso carótido es aquél que se localiza en el cuello. Otros puntos de pulso son el pulso femoral (en el muslo), el pulso poplíteo (debajo de la rodilla), el pulso dorsal del pie (en el empeine) y el pulso temporal (en la sien).

Para palpar el pulso, hay que emplear los dedos índice y cordial. No conviene utilizar el pulgar, ya que tiene su propio pulso. Los dedos deben ubicarse cerca de la arteria y ejercer una presión suave para sentir el pulso. Otra forma de hallar el pulso es acercar el oído al pecho para oír el latido del corazón.

En un adulto sano, el pulso normal en descanso se sitúa entre las 60 y las 100 pulsaciones por minuto. Durante el sueño, suelen observarse valores tan bajos como 40 pulsaciones por minuto, mientras que el ejercicio físico intenso puede hacer subir esas cifras a 200.

El pulso paradójico

Se conoce como pulso paradójico a un fenómeno que se da durante la inspiración, y que consiste en una disminución de la amplitud de onda de las pulsaciones y de la presión del movimiento de sístole que no responde al comportamiento normal del sistema cardiovascular. Suele indicar diversos trastornos tales como el asma o la obstrucción arterial y no está relacionado con la arritmia o problemas de naturaleza similar.

El origen de su denominación reside en que al examinar a un paciente que sufra de dicho fenómeno, es posible percibir sus pulsaciones con ayuda de un estetoscopio, pero no así tomándole el pulso en la muñeca.

Existen diversas posibles causas del pulso paradójico, que se pueden dividir en dos grupos: por un lado, dentro de los factores anatómicos, encontramos la obstrucción cardíaca, el derrame pericárdico, la embolia pulmonar, el embarazo o incluso la obesidad, aunque también puede darse a causa de trastornos respiratorios que exijan un esfuerzo muy grande a los pulmones, provocando así una magnitud de presión mayor de lo común; por otro lado, cuestiones de tipo patológico, tales como los infartos de miocardio o un taponamiento de la vena cava superior o una disminución de la cantidad de sangre de la región izquierda del corazón.

Para medir este fenómeno se utiliza un esfigmomanómetro (el equipo que sirve para tomar la presión de las arterias) y un estetoscopio; con ayuda de estos instrumentos, es posible observar la diferencia que existe en la presión de la sístole cuando se espira con respecto al momento en el cual se inspira.

Otras acepciones

La seguridad en la mano para ejecutar una acción con precisión y el cuidado en un asunto o negocio también se conocen como pulso. Por ejemplo: “Para pintar un dibujo de este tipo necesitas mucho pulso”, “Por favor, trata la cuestión con pulso para evitar inconvenientes”.

Este término, por último, puede referirse a un parámetro que se estableció con el propósito de fraccionar y medir el consumo de un servicio telefónico.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de pulso (https://definicion.de/pulso/)